Ciudad de México, México (1 de Diciembre de 2020).- El empresario restaurantero Franco-mexicano, Baptiste Daniel Lormand y su socio Luis Enrique Orozco Navidad llegaron solos hasta la zona de Tlalpan, en donde finalmente fueron agredidos por los hombres a los que pretendían venderles diversas botellas de licor de alto costo.

Las cámaras de la Ciudad captaron sus últimos momentos de vida mientras circulaban en sus autos. Las imágenes permitieron a las autoridades descartar que los hubieran secuestrado, y confirmar que iban en sus propios autos.

C4NoticiasMx obtuvo lagunas de estas imágenes. El empresario francés viajaba en su camioneta negra Mitsubishi, mientras que su socio iba al frente en un auto Aveo blanco.

Las imágenes fueron captadas la noche del jueves a la altura de la colonia San Pedro Mártir, con dirección a Morelos. En una de ellas se aprecia que Babtiste Daniel Lorman, sale por unos segundos del camino para permitir el avance de una ambulancia que lleva la sirena encendida. Incluso se separa de su socio por un momento.

Las autoridades saben ahora, que algunos de los vehículos que iban a junto a ellos, eran precisamente de los hombres que finalmente los asesinaron.

El sábado por la madrugada, el empresario restaurantero y su socio fueron hallados sin vida en un camino rural en esa misma zona. Ahí los tiraron, pero en otro punto los ataron de las manos, los golpearon y finalmente les dispararon.

A unos 500 metros las autoridades encontraron abandonada la camioneta, y a otros 500 metros el auto blanco.

Gracias al análisis de las imágenes que le mostramos y a los trabajos de inteligencia, la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) detuvo ayer a un hombre sospechoso de participar en el crimen.

Es un expresidiario llamado Miguel Ángel; tiene 30 años y lo han encarcelado dos ocasiones. Cuenta con una orden de aprehensión y se le relaciona en al menos cinco expedientes más

Anoche, la Policía capitalina y la Fiscalía de Justicia preparaban distintos cateos para buscar a más involucrados en el caso, y las botellas que provocaron el crimen.

Carlos Jiménez (@c4jimenez)