Ciudad de México, México (21 de agosto de 2019).- Los consejeros electorales del Instituto Nacional Electoral advirtieron que no tienen un plan B para hacer frente a las elecciones en Hidalgo y Coahuila y organizar el comienzo de las elecciones concurrentes de 2021 si la Cámara de Diputados no les concede el presupuesto que solicitan.

La comisión temporal de presupuesto presentó a los partidos políticos un anteproyecto de presupuesto del Instituto Nacional electoral para el ejercicio 2020-2021; serán 12 mil 493 millones de pesos los que el INE requiere para la organización de las elecciones de 2020 e inicios del proceso electoral 2021.

En conferencia de prensa, el consejero Benito Nacif anticipó que la comisión de presupuesto sesionará este próximo viernes para discutir este anteproyecto y se votará por el Consejo General del INE el miércoles 28 de agosto.

Sin embargo, anticipó, estas medidas de austeridad “no pueden continuar aplicándose en el 2020. La preparación del proceso electoral federal 2020-2021 y los procesos electorales locales coincidentes en 32 entidades federativas 2021, impiden seguir con la suspensión temporal de contrataciones en más de 600 plazas vacantes, que en su mayoría se encuentran actualmente en concurso para integrar el servicio profesional electoral”.

Nacif detalló que el monto del gasto operativo que se propone solicitar a la Cámara de Diputados asciende a 12 mil 493 millones de pesos y se descompone en dos grandes rubros: presupuesto base y el presupuesto para la cartera institucional de proyectos.

Los consejeros aseguraron que el presupuesto es adecuado para garantizar la certeza de las elecciones.

El consejero Marco Antonio Baños detalló que 553.7 millones de pesos serán para el arranque de las elecciones 2020-2021 que implica la cobertura de los costos que el INE tiene que hacer para la instalación de consejos electorales locales y distritales, que se deben erogar en el último cuatrimestre del 2020 a fin de cubrir los primeros faltantes de urnas y papelería electoral, artículos para el función de casillas, actualización del padrón electoral, así como una prueba piloto para el voto electrónico. Todas las actividades, remarcaron, son vitales para poder organizar los comicios de 2021.

El consejero Ciro Murayama aclaró que una coyuntura presupuestal, como las medidas de austeridad de este gobierno, no pueden cambiar el modelo en que el INE, encargado de organizar las elecciones, hacer la credencialización, y realizar los monitoreos de los medios de comunicación para garantizar la equidad en la contienda.

Sobre los Servidores de la Nación, los consejeros electorales aseguraron que se evitará la promoción personalizada y retirar el nombre del presidente López Obrador de los chalecos de estos funcionarios, como se hizo en su momento con el gobierno federal cuando se le prohibió usar la leyenda ‘Mover a México’.

“Nosotros jamás hemos actuado como florero de ninguna administración. La autoridad cumple con sus responsabilidades en el marco de la ley”, abundó Marco Baños.

Con información de Angel Gallegos