CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO (25 de enero de 2019).- El gobierno de México anunció que no aceptará la decisión unilateral de Estados Unidos de deportar a nuestro país a los migrantes centroamericanos que pidieron asilo a la administración del presidente Donald Trump.

El vocero de la Cancillería mexicana, Roberto Velasco Álvarez, presentó el posicionamiento de la administración de Andrés Manuel López Obrador, el cual rechaza el presunto acuerdo de un “tercer país seguro”, ya que implicaría un compromiso vinculante de procesar en nuestro territorio todas las solicitudes, y con ello responsabilizarse de la situación jurídica de los extranjeros.

“La ubicación física de los solicitantes será responsabilidad exclusiva del Gobierno de Estados Unidos, esto significa que el Gobierno de México no aceptará la devolución de personas extranjeras que hayan apelado la negativa a su petición de asilo a Estados Unidos, la Secretaría de Gobernación informará de esta situación a los gobiernos de Baja California y del Municipio de Tijuana a fin de coordinar las acciones que en su caso se requieran adoptar”

Sin embargo, el gobierno mexicano sostuvo que, en cualquier caso, la entrega de las personas devueltas a México debe realizarse cumpliendo las leyes mexicanas, aunque no aceptará a menores no acompañados o a personas con problemas de salud.

Redacción