Ciudad de México, México (20 de diciembre de 2018).- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que no le asustan las protestas, pues durante muchos años fue opositor, sin embargo, aclaró que nunca se manifestó en la casa de un servidor público.

“Así no se hacen las cosas. Se protesta en las plazas públicas, yo lo hice mucho tiempo, pero nunca fui a la casa de un servidor público”, dijo el mandatario durante su conferencia matutina después de informar que ayer inconformes protestaron afuera de su domicilio.

El presidente dijo que al ver al grupo de manifestantes, su equipo le sugirió entrar a su casa por la puerta de atrás, pero él se negó y entró caminando por la puerta principal como de costumbre.

“Aunque me impidan entrar a mi casa no voy a ceder, no voy a ser rehén de nadie“, señaló.

En la conferencia matutina, señaló que del terreno del Campo Militar 1F un 70 por ciento será destinado para un parque recreativo, la cuarta sección de Chapultepec, mientras que el otro 30 por ciento, será vendido por la Sedena para un proyecto de urbanización.

Dicho proyecto no infringirá las leyes, y los recursos obtenidos serán destinados para las 80 instalaciones que se requieren para la Guardia Nacional.

López Obrador también celebró que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) confirmara la compra de bonos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), por lo que ahora ya se podrá iniciar la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía. 

Admitió que tenían preocupación por la respuesta de los empresarios porque, en caso de que rechazaran la propuesta, habría pleitos, litigios, y retraso para resolver el problema de saturación del actual aeropuerto de la Ciudad de México.

“Con esto ya se resuelve el problema o se evita el estancamiento del problema, aunque se trata de una parte de los bonos, el gobierno puede actuar con independencia”, dijo el mandatario.

Redacción