Ciudad de México, México (20 de diciembre de 2018).- El Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos informó este jueves que se implementará una “acción histórica” para depurar la migración ilegal a su territorio con la ayuda de México.

Lo que busca Washington es evitar que los migrantes ilegales evadan dentro del territorio de los Estados Unidos la presentación a las cortes de inmigración el seguimiento de sus casos, por lo que serán devueltos a México.

Según anunció la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen M. Nielsen se aplica esta determinación de forma histórica “para enfrentar la crisis de inmigración ilegal que enfrenta Estados Unidos”.

Con vigencia inmediata, los Estados Unidos comenzarán el proceso de invocación de la Sección 235 (b) (2) (C) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad. En virtud de los Protocolos de protección de la migración (MPP), las personas que ingresan a los Estados Unidos desde México, ilegalmente o sin la documentación adecuada como las denominadas caravanas migrantes, pueden ser devueltas a México mientras dure su proceso migratorio.

“Hoy (jueves 20 de diciembre) estamos anunciando medidas históricas para controlar la crisis de inmigración ilegal”, dijo el secretario Nielsen. “Enfrentaremos esta crisis de frente, defenderemos el estado de derecho y fortaleceremos nuestros compromisos humanitarios. Los extranjeros que intentan utilizar el sistema para ingresar ilegalmente a nuestro país ya no podrán desaparecer en los Estados Unidos, donde muchos se saltan las fechas de corte”.

En cambio, esperarán una decisión de la corte de inmigración mientras estén en México. ‘Captura y liberación’ se reemplazará con ‘captura y retorno’.

Al hacerlo, reduciremos la migración ilegal eliminando uno de los incentivos clave que alienta a las personas a tomar el peligroso viaje a los Estados Unidos en primer lugar. Esto también nos permitirá centrar más la atención en aquellos que en realidad están huyendo de la persecución”, afirmó la funcionaria estadounidense.

“Permítame ser clara: emprenderemos estos pasos de manera coherente con todas las obligaciones legales nacionales e internacionales, incluidos nuestros compromisos humanitarios.

Hemos notificado al gobierno mexicano de nuestras acciones previstas. En respuesta, México ha tomado la determinación independiente de comprometerse a implementar medidas esenciales en su lado de la frontera.

Esperamos que los migrantes afectados reciban visas humanitarias para permanecer en territorio mexicano, la capacidad de solicitar trabajo y otras protecciones mientras esperan una determinación legal de los Estados Unidos”, aseguró Nielsen.

Con información de Agencia Quadratín