Ciudad de México, México (2 de octubre de 2018).-En medio de mensajes de paz y vandalismo, se llevó a cabo la marcha conmemorativa del 2 de octubre, a la cual acudieron 90 mil personas (según GCDMX), quienes exigieron justicia y libertad a los presos políticos.

Minutos antes de las 16 horas inició la marcha, que en su mayor parte se realizó pacíficamente, gritando consignas de justicia y para no olvidar lo sucedido hace 50 años en la Plaza de la Tres Culturas. Además, se unieron luchas como la de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, miembros de distintas universidades del país y sociedad civil, quienes marcharon de Tlatelolco al Zócalo capitalino.

Sin embargo, este festejo pacífico se vio empañado ante diversos actos vandálicos por parte del grupo denominado anarquistas, que con piedras, cohetones y varas rompieron vidrios y cámaras de seguridad, además de allanar diversos comercios como un 7-Eleven y una tienda de ropa Aldo Conti, ubicados sobre la calle 5 de Febrero del Centro Histórico.

A la par que sucedían dichos actos, en el Zócalo capitalino la parte principal de la marcha realizaba un mitin en el que participaron diversos oradores y un acto musical cortesía de la Orquesta de Tlayacapan.

Desde ahí, organizaron un minuto de silencio justo a las 18:10 horas, cuando iniciaron los disparos hace 50 años, también pasaron lista en honor a todas las víctimas de aquella masacre, de la que una vez más se pidió justicia y no se repita algo similar.

Tras finalizar el mitin, miembros de una asociación civil colocaron un antimonumento de una paloma de la paz en una esquina de la plancha del Zócalo y seguido a ello actores de teatro realizaron una quema de una cabeza del ex presidente Gustavo Díaz Ordaz, la que acompañaron con música y baile.

Con información de Agencia Quadratín