Ciudad de México, México (6 de septiembre de 2018).- Luego de casi ocho meses de la muerte de la cantante irlandesa Dolores O’Riordan, vocalista de The Cranberries, investigadores informaron que murió ahogada en la bañera de su habitación en el Hotel Hilton, al sufrir una intoxicación por alcohol.

De acuerdo con The Telegraph, los investigadores llegaron a la conclusión de que la muerte de la cantante fue un accidente.

El pasado 15 de enero, el cuerpo de Dolores O’Riordan fue encontrado sin vida en la bañera con la nariz y la boca bajo el agua.

Según pruebas de toxicología, en la sangre de la vocalista de The Cranberries había medicamentos, pero en cantidades “terapéuticas”, además de 330 mg de alcohol por 100 ml de sangre, cantidad que supera cuatro veces el límite permitido en el reglamento de tránsito de Reino Unido, que establece un máximo de 80 mg.

La vocalista, que falleció a los 46 años, se encontraba en una sesión de grabación en la capital británica.

Redacción