Ciudad de México, México (20 de mayo de 2018).- Sin la participación de los partidos opositores en bloque, el panorama queda entre el presidente Nicolás Maduro y tres candidatos que han tomado distancia de su gobierno: Henri Falcón, Javier Bertucci y Reinaldo Quijada.

Maduro anunció su candidatura varios meses atrás y fue respaldado por el Partido Socialista Unido de Venezuela a pesar de la baja popularidad del presidente. Durante su gobierno los organismos internacionales y la oposición han denunciado un aumento de la crisis social, humanitaria y económica. También se ha vivido un gran fenómeno migratorio y se llevaron a cabo las protestas opositoras durante varios meses.

En las encuestas aparece el nombre de Henri Falcón, de 56 años y origen chavista. Ha sido gobernador del estado Lara y también tuvo un papel en la Constituyente en 1999. En 2010 renunció al partido oficialista y desde entonces buscó integrarse a la oposición, en donde desde algunos sectores es visto con desconfianza.

Fue cercano a Henrique Capriles en su campaña a la presidencia y para estas elecciones decidió no acatar la decisión de la Mesa de la Unidad Democrática de no participar. Por eso se lanzó bajo su partido Avanzada Progresista y el apoyo de un sector cristiano, lo que lo hizo blanco de las críticas opositoras que incluso lo denominan traidor.

Falcón analizó la posibilidad de una alianza con el pastor evangélico Javier Bertucci, que finalmente no se pudo concretar. Por ese motivo Bertucci siguió su camino de forma individual y respaldado por evangélicos que lo siguen en sus campañas y programas de televisión.

Este candidato ha hecho propuestas en diferentes sectores para sacar a Venezuela de la crisis. Ha insistido en que aunque no es político, puede liderar al país en educación, fomento de valores y en replantear un modelo para que al territorio regrese la inversión extranjera.

A estos se suma otro nombre que es el de Reinaldo Quijada, un ingeniero de 58 años que también pertenecía al oficialismo hasta 2013. Abandonó el partido tras la llegada de Maduro al poder y una serie de cambios con los que no estuvo de acuerdo. Ahora busca desvincularse del presidente y ha buscado apoyo en los seguidores de Hugo Chávez.

Con información de agencias