Ciudad de México, México (10 de mayo de 2018).-  Juan Mario Velarde Gámez, Director Responsable de Obra (DRO) del Colegio Rébsamen, recurrió a un documento falso para buscar un amparo y evitar una acción penal en su contra, al ser uno de los acusados por la muerte de 26 personas por el sismo del 19 de septiembre.

La falsedad del documento fue dictaminado por un perito grafoscópico independiente, consultado por Animal Político, quien concluyó que no tiene dudas de que es apócrifo.

Animal Político buscó a los abogados del Director Responsable de Obra para conocer su versión, pero no hubo respuesta.

El documento supuestamente demostraba que este DRO había alertado una semana antes del sismo a las autoridades de la Delegación Tlalpan, entonces encabezada por Claudia Sheinbaum (hoy candidata a jefa de Gobierno de la CDMX), de los riesgos que corría el Colegio Rébsamen.

El dictamen grafoscópico fue solicitado por Animal Político ante las peticiones que llegaron a Verificado2018 para confirmar si, en efecto, las autoridades delegacionales sabían que el Colegio no debía permanecer abierto tras el sismo del 7 de septiembre de 2017.

En redes sociales se había acusado a la Delegación Tlalpan de permitir la operación del Colegio Rébsamen pese a las advertencias contenidas en el documento que resultó falso

La historia del documento

El arquitecto Juan Mario Velarde Gámez solicitó un amparo ante el Juzgado Décimo Sexto de Amparo en Materia Penal de la Ciudad de México para evitar que fuera responsabilizado por el derrumbe del Colegio Rébsamen.

En su demanda aseguraba que el 11 de septiembre de 2017 –una semana antes del sismo del 19S— había presentado a la delegación Tlalpan un aviso de los posibles riesgos que corría el colegio.

Según el DRO, en el aviso explicaba que el edificio que albergaba el Colegio Rébsamen carecía de un dictamen de seguridad estructural, porque su directora no le había permitido hacer una revisión, tras un sismo registrado la noche del 7 de septiembre.

Para sustentar su dicho, en su solicitud de amparo Velarde Gámez incluyó un documento que avalaba que había informado de lo ocurrido a las autoridades delegacionales.

Este documento supuestamente tenía el sello de recibido de la Dirección General de Obras de la demarcación y que, a pesar de su escrito, no se había hecho nada al respecto.

Este documento fue obtenido por Animal Político, que buscó la versión de la Delegación Tlalpan.

La respuesta de las autoridades delegaciones fue que el documento nunca se entregó y, cuando se les mostró una copia, dijeron que el documento de Velarde Gámez —supuestamente certificado ante la Notaría 23 en Nezahualcóyotl, Estado de México, por la notaria Flor Alejandra Kwan Altamirano— “es falso y carece de validez oficial”, y no fue recibido a través de la Ventanilla Única Delegacional (VUD).

“En el sello adjudicado a la VUD del documento apócrifo existen elementos que comprueban su falsedad”, apuntó.

“Se realizó una búsqueda exhaustiva en los archivos de la Ventanilla Única Delegacional, así como de la Dirección General de Obras y Desarrollo Urbano y no se encontró registro alguno de la existencia del escrito referido”, añadieron.

Las autoridades de Tlalpan también señalaron que cuando se recibe algún documento en la VUD, la persona que recibe coloca su rúbrica y la hora en que se ingresó, así como el folio del trámite ingresado y el sello de recepción del área al que se dirige, elementos con los que no cuenta el escrito del DRO. La delegación presentó documentos que sí se presentaron en la VUD.

Pruebas grafoscópicas

A pesar de esto, el documento está en el expediente oficial de la solicitud de amparo del arquitecto Juan Mario Velarde Gámez, por lo que Animal Político solicitó una revisión al perito grafoscópico Jorge Romero Cárdenas para saber si la versión del DRO era cierta.

El perito confirmó que existen elementos para presumir que el documento del arquitecto es apócrifo.

De acuerdo con el licenciado Romero Cárdenas, el análisis de los documentos arrojó “una serie de desfasamientos o desalineamientos verticales entre la tipografía por las dimensiones proporcionales de cada uno de ellos y de la tipografía (letras) sus espacios inter grammales, encontrándome con diferencias que señalo en las fotografías digitales anexas al presente examen, para sustentar que el sello dubitado no es el que utilizó el Área de Atención Ciudadana Ventanilla Única de la delegación Tlalpan”.

Entre las irregularidades documentadas por el perito, se encuentra que el tamaño de las letras en ambos sellos es distinto, al igual que lo es el largo de los extremos horizontales del sello, además de la diferencia en el final de las siglas del mes en el sello, que en el caso del presentado por Tlalpan es “T”, y en el presunto apócrifo “P”, lo que, de acuerdo con Romero Cárdenas “no deja lugar a duda de que el sello dubitado es apócrifo”.

Por el caso del Colegio Rébsamen, existen órdenes de aprehensión contra al menos tres personas; Juan Apolinar Torales y Juan Mario Velarde Gámez, quienes fungieron como Directores Responsables de Obra del Colegio Rébsamen, así como contra la directora del plantel, Mónica García Villegas.

Respecto a la presunta utilización de un documento apócrifo, la delegación Tlalpan señaló que “emprenderá acciones legales correspondientes por la falsificación de un sello oficial bajo el resguardo de esta institución”.

“Tengo temor”

En el escrito inicial para amparo indirecto presentado por Juan Mario Velarde Gámez, indicó que se veía “en la necesidad de acudir por esta vía, solicitando el Amparo y Protección de la Justicia Federal”, luego de enterarse, a través de los medios de comunicación, de que existían órdenes de aprehensión contra varias personas, relacionadas con el caso Rébsamen.

“He escuchado que la Procuraduría General de Justicia realiza investigaciones en los inmuebles colapsados en el sismo del 19 de septiembre y de que se ha informado que se han liberado ordenes de aprehensión, (por lo que) tengo temor de que se haya librado orden de aprehensión en mi contra sin que… (se) respetara mi garantía de audiencia, así como la violación al debido proceso y mi derecho de defensa, puesto que en ningún momento he sido llamado para comparecer”, señaló.

De acuerdo con el escrito inicial, el DRO Juan Mario Velarde Gámez comenzó a realizar trámites de constancias de seguridad estructural del Colegio Rébsamen desde abril de 2014, cuando la dueña del plantel, Mónica García, le solicitó la revisión para dos predios ubicados en la calle de Rancho Tamboreo.

Respecto a lo ocurrido el año pasado, declaró que “el 7 de septiembre de 2017 se registró un sismo… de magnitud 8.2 grados, siendo que por este motivo acudí en compañía del Ingeniero Francisco Arturo Pérez Rodríguez a realizar una visita de inspección, el día 8 del mismo mes y año, al domicilio donde se ubica el Colegio Rébsamen, donde no nos permitieron el acceso”, debido a que, según la asistente de la directora, “ya habían contratado los servicios de otro perito”.

En cualquier caso, en el expediente del Rébsamen que publicó la delegación no existe una constancia de revisión estructural de la escuela después del sismo del 7 de septiembre, como exige el Reglamento de Construcciones para el Distrito Federal en su artículo 71.

Con información de Agencia Quadratín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s