Ciudad de México, México ( 16 de abril de 2017)-. Estas son las primeras planas de los diarios más influyentes que destacan la detención de Javier Duarte.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

REFORMA

reforma del 16 de abril de 2017

CAE JAVIER DUARTE

El ex Gobernador de Veracruz Javier Duarte fue detenido anoche en Guatemala en el hotel La Riviera de Atitlán, en el Municipio de Panajachel, Departamento de Sololá, a 210 kilómetros de Tapachula, Chiapas.

Duarte fue capturado en un pasillo rumbo al lobby cuando salía de la habitación 505, que él ocupaba. Caminaba solo y fue capturado por oficiales de la Policía Nacional Civil guatemalteca.

En el operativo, coordinado por la Oficina Central de la Interpol en Guatemala, tuvo participación la Agencia de Investigación Criminal de la PGR y la División de Seguridad Regional de la PF.

Los efectivos mexicanos observaron a distancia la detención, pues no pueden hacer capturas en el exterior.

El político veracruzano no opuso resistencia y se mostró soberbio, según fuentes allegadas a la captura.

En otras habitaciones estaban sus familiares, que no supieron del operativo. El ex Gobernador lucía obeso, rasurado, vestido con chaleco negro, pantalón oscuro y una camisola gris.

Ella se reunió con Duarte en Sololá, Guatemala.

Lo que cerró el círculo fue un vuelo de la cuñada de Duarte, Mónica Ghinan Macías, de 38 años de edad, quien viajó junto con su esposo, José Armando Rodríguez, los hijos del ex Gobernador y su suegra desde Toluca a Guatemala.

Conforme reportes oficiales, los familiares de Duarte viajaron el viernes 14 en un jet matrícula XA-STK, cuyo punto de partida fue Acapulco, hizo escala en Toluca y después voló a Guatemala, donde se reunirían con él.

La aeronave pertenece a la empresa RedWings, propiedad del propio Duarte y de su socio Moisés Mansur.

Lo que confirmó sospechas fue que a su concuño le decomisaron 11 mil 400 euros en billetes de distintas denominaciones y mil 600 dólares en el aeropuerto de Toluca.

 Delata familia paradero de Duarte

El ingreso de la familia de Javier Duarte a Guatemala por la vía legal fue la clave para que las autoridades de ese país, apoyadas por la Interpol y la Procuraduría General de la República (PGR), detuvieran al ex Gobernador de Veracruz.

El vocero de la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala, Jorge Aguilar, explicó a REFORMA que la estadía de la esposa de Duarte, Karime Macías, y de sus tres hijos, Javier, Carolina y Emilio, facilitaron el rastro para lograr la detención en el Municipio de Panajachel, Departamento de Sololá.

Acusado por los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero, el veracruzano ingresó a Guatemala de manera irregular, confirmó Aguilar, y recibió ayuda de sus familiares para trasladarse desde uno de los puntos ciegos de la frontera hasta Sololá.

Una fuente del Hotel La Riviera de Atitlán, donde ocurrió la captura, y que prefirió no ser identificada, declaró que tanto Duarte como su familia habrían llegado hacía dos días al lugar y se alojaban en una habitación privada que no pertenece al hotel.

Cortan suministro

Las autoridades mexicanas detuvieron al concuño de Javier Duarte, quien pretendía viajar a Guatemala en posesión de dólares, euros y pesos mexicanos en efectivo. El dinero estaba repartido en billetes de distinta denominación, los cuales fueron decomisados previo a que el hombre viajara al país centroamericano.

 EL UNIVERSAL

el universal del 16 de abril

CAE DUARTE EN GUATEMALA

De acuerdo con fuentes de inteligencia mexicana, tenía por las menos 72 horas de haber cruzado la frontera con Guatemala y proporcionó otro nombre. Se presume que Duarte salió de su habitación por un licor. Se verificó que coincidiera su huella dactilar y fue detenido inmediatamente.

MILENIO

milenio 16 de abril

“EDEN” GUATEMALTECO, EL ESCONDITE DE JAVIER DUARTE

Milenio sabe que el jueves llegó a Guatemala un equipo de la Agencia de Investigación Criminal, de la Procuraduría General de la República, y que el viernes su director Omar Hamid García, solicitó el apoyo de agentes de la policía federal.

También el viernes, el concuño, José Armando Rodríguez, viajó con los hijos de Javier Duarte de Toluca a Guatemala, en un vuelo privado.

ÉXCELSIOR

periodico excelsrio de 2016

CAE JAVIER DUARTE EN GUATEMALA; SE ESCONDÍA EN UN HOTEL

El exgobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa fue localizado y detenido ayer con fines de extradición en el municipio de Panajachel, departamento de Sololá, Guatemala.

En el operativo de captura participó la Policía Nacional Civil de Guatemala, por conducto de su división Interpol.

Duarte de Ochoa tiene una orden de aprehensión librada en su contra el 14 de octubre de 2016 en la Ciudad de México, por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Ante el cúmulo de acusaciones por irregularidades en  su gobierno, Duarte se vio obligado a solicitar licencia.

El 14 de octubre de 2016 abordó un helicóptero del gobierno de Veracruz y no se supo más de él. La PGR lo incluyó entre los más buscados y ofreció una recompensa de 15 millones de pesos.

Manuel Noriega, subjefe de Interpol en Guatemala, indicó a la agencia The Associated Press que Duarte fue arrestado en un hotel donde estaba en compañía de su esposa. Antes había recibido una llamada de la fiscalía mexicana en la que le pedía salir para ser detenido. No iba armado y salió de manera voluntaria.

Atrapan a Duarte en hotel de lujo

Javier Duarte de Ochoa, exgobernador de Veracruz, prófugo desde octubre de 2016, fue capturado ayer por elementos de la  Oficina Central de Interpol en Guatemala y la Policía Nacional Civil de ese país, en un hotel de lujo denominado La Riviera de Atitlán, en el municipio de Panajachel, departamento de Sololá.

La pista que ayudó a dar con el paradero del exmandatario fue el concuño, José Armando Rodríguez Ayache, quien viajó en vuelo privado, este fin de semana, desde Toluca a Guatemala, con los tres hijos de Duarte (de 14, 10 y 4 años). Al realizar inspección al equipaje, las autoridades le detectaron varios sobres con miles de euros.

Manuel Noriega, subjefe de Interpol en Guatemala, indicó que las autoridades de ambos países le seguían de cerca la pista desde hacía tres días.

El exgobernador fue arrestado en el hotel donde estaba en compañía de su esposa. Según Noriega, había recibido una llamada de autoridades mexicanas en la que le decían que estaba localizado y que saliera de la habitación para ser detenido por la policía.

El funcionario añadió que salió de forma voluntaria, que no iba armado y que no le incautaron nada.

 LA JORNADA

la jornada del 16 de abril

CAE JAVIER DUARTE EN GUATEMALA; PIDE EXTRADICIÓN LA SRE

Seis meses y un día después de darse a la fuga, acusado de los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, el ex gobernador veracruzano Javier Duarte de Ochoa fue aprehendido ayer en el hotel La Riviera de Atitlán, uno de los más lujosos del municipio de Panajachel, en Guatemala.

Funcionarios que participan en el gabinete de seguridad nacional informaron a La Jornada que durante los meses que Duarte de Ochoa permaneció prófugo de la justicia se movió en varias naciones centroamericanas, principalmente Costa Rica y Guatemala, y que en este último país residía en una finca cafetalera que se encuentra muy cerca de la frontera con México.

De igual manera, señalaron que trabajos de inteligencia de la Policía Federal y de la Agencia de Investigación Criminal, ambas de la Procuraduría General de la República (PGR), establecieron su ubicación por diversas llamadas telefónicas realizadas entre Duarte y sus familiares.

Panajachel, donde fue aprehendido, forma parte del departamento de Sololá y es uno de los balnearios turísticos más conocidos del país centroamericano, por su cercanía con el lago de Atitlán. Se trata de una ciudad con una población de cerca de 11 mil personas, mayoritariamente habitada por indígenas mayas.

Según los primeros informes tras la detención, la esposa de Duarte, Karime Macías Tubilla –con el pelo teñido de rojo– también fue aprehendida.

De manera oficial, la PGR indicó mediante un boletín que la detención fue resultado de las investigaciones realizadas por el gabinete de seguridad de México, con el apoyo de la oficina central de Interpol en Guatemala.

La PGR solicitó a la Secretaría de Relaciones Exteriores que presentara de inmediato a autoridades guatemaltecas la solicitud de detención provisional con fines de extradición del ex mandatario de Veracruz.

De conformidad con los tratados internacionales aplicables, se solicitó la colaboración de la Fiscalía General de la República de Guatemala, y se realizó el operativo para la captura de Duarte de Ochoa en conjunto con la Policía Nacional Civil, por conducto de su división de policía internacional, Interpol, en Guatemala, añadió.

En atención a la solicitud de detención provisional presentada por el gobierno de México al de Guatemala, el juez primero de primera instancia penal de dicho país libró en audiencia privada una orden de detención provisional con fines de extradición, la cual fue ejecutada ayer mismo.

Duarte de Ochoa deberá ser presentado en audiencia ante la autoridad judicial guatemalteca competente, la que le informará que se encuentra retenido con fines de extradición a petición del gobierno de México.

Conforme a las disposiciones aplicables por el tratado de extradición entre ambos países, el gobierno de México deberá presentar formalmente la solicitud de extradición del reclamado antes de que se cumpla el plazo de 60 días contados desde ayer.

Una vez presentada dicha solicitud formal de extradición, la Fiscalía General de la República de Guatemala recibirá la documentación y la presentará ante el juez competente, quien citará a audiencia para resolver en términos de la legislación de aquel país.

En el momento en que el juez considere procedente la extradición del reclamado, abundó la PGR, turnará el expediente al Ministerio de Relaciones Exteriores guatemalteco, en donde se realizará el trámite correspondiente para su entrega a las autoridades mexicanas.

Los antecedentes

Luego de que se libró una orden de aprehensión en su contra el 14 de octubre de 2016, Duarte se evadió de la acción de la justicia. Poco después, el entonces gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, afirmó que el escape había sido posible gracias a que el entonces mandatario interino, Flavino Ríos, le facilitó a Duarte el uso de un helicóptero.

El 12 de marzo, el propio Ríos fue aprehendido por agentes de la fiscalía veracruzana, acusado de colaborar en la fuga del ex mandatario priísta. Un juez de control lo sentenció a un año de prisión preventiva por tráfico de influencias y abuso de autoridad.

Otro ex funcionario cercano a Duarte que se encuentra impugnado en este momento es el diputado federal Antonio Tarek Abdala, quien fue uno de los tesoreros del gobierno duartista y a quien se le involucra en la creación de empresas fantasma. La fiscalía de Veracruz solicitó su desafuero –aún no se ha concretado– para juzgarlo por peculado, delito por el cual podría purgar hasta 15 años de cárcel.

A inicios de 2017 la Interpol dio a conocer la llamada ficha roja para buscar a Javier Duarte en 190 países, aunque aclaró que la había girado dos meses atrás.

En la búsqueda del ex gobernador de Veracruz, la PGR incluso hizo pública una recompensa de 15 millones de pesos a quien diera información para ubicarlo.

Aunque la cantidad de dinero que malversó Duarte de Ochoa no se ha terminado de cuantificar, tan sólo el Informe de la Cuenta Pública 2015 establece que el priísta desvió 4 mil 630 millones de pesos que estaban destinados a servicios de salud y educación.

Otro ejemplo sobre la dimensión de los malos manejos de Duarte lo aportó el Consejo Estatal de Seguridad Pública, según el cual 800 millones de pesos nunca fueron turnados a la fiscalía local, a la Secretaria de Seguridad Pública ni al Poder Judicial.

En su momento, la Universidad Veracruzana denunció que el gobierno duartista dejó de cubrir a dicha institución el pago de 2 mil 250 millones de pesos desde 2013, lo cual comprometió seriamente el trabajo cotidiano de esa casa de estudios.

 EL PAÍS  ( VERSIÓN AMÉRICA)

16 de abril el pais

LA DETENCIÓN DE JAVIER DUARTE CIERRA EL MAYOR ESCÁNDALO DE IMPUNIDAD POLÍTICA DE LA ETAPA DE PEÑA NIETO

A las nueve de la noche de un sábado de gloria se acabó la suerte de Javier Duarte, uno de los símbolos de la impunidad de México. El que fuera gobernador de Veracruz, el tercer estado más poblado del país, fue detenido en Guatemala seis meses después de su fuga. México resuelve así una de las preguntas que más aturdía al país -¿dónde está Duarte?-, pero abre ahora otra incógnita, para muchos retórica: ¿Por qué lo detienen ahora?

La detención de Duarte se produce en una semana sin antecedentes en la lucha contra la corrupción en un país donde esta lacra está expandida como metástasis. A principios de semana era arrestado en Italia otro de los gobernadores prófugos, Tomás Yarrington, en busca y captura desde 2012. Al menos 20 gobernadores en los últimos 11 años –desde el inicio del sexenio de Felipe Calderón- han sido investigados, detenidos o están prófugos de la justicia mexicana. Dos de ellos, hoy vistos como apestados, fueron considerados por el presidente, Enrique Peña Nieto, como estandartes de un nuevo PRI que no fue tal: el propio Duarte y el exgobernador de Chihuahua, César Duarte, todavía prófugo.El arresto de Javier Duarte se da cuando queda mes y medio para que se celebren elecciones en tres Estados, entre ellos el de México, el más relevante del país, bastión del PRI desde hace más de 90 años y la casa de donde salió hacia Los Pinos Peña Nieto. Por primera vez, la victoria del PRI está en entredicho en el Estado de México. Ninguna de las encuestas da como ganador holgado al candidato, Alfredo del Mazo, que se disputa la gobernaduría con la candidata del izquierdista Morena, Delfina Gómez y la excandidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota.

Más allá de las elecciones en los Estados –Nayarit y Coahuila son los otros dos en disputa- las detenciones de Yarrington y Duarte se producen en un contexto en el que México otea los comicios presidenciales de 2018, en los que la lucha contra la corrupción es una de las banderas que enarbolan todos los partidos, incluido el PRI, el más afectado por su incapacidad en afrontarla, el más criticado y el que sale peor parado en todas las encuestas, que le sitúan en tercer lugar en la carrera hacia Los Pinos.

Duarte, el caso más emblemático de la historia corrupta reciente de México, fue arrestado en una pequeña localidad colonial de Guatemala, de apenas 11.000 habitantes, próxima al lago Atitlán, una zona turística con varios complejos hoteleros. Las imágenes de su detención, esposado, resignado, con aspecto desaliñado, contrastan con la vida opulenta de la que se vanaglorió en su época de gobernador de Veracruz, uno de los Estados con más peso electoral. Desmanes y excesos que han tocado a su fin.

El político priísta se fugó en octubre, después que se le acusara de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Unos días antes, había dejado su cargo, supuestamente para defenderse de las decenas de acusaciones que pesaban sobre él. La Procuraduría General de la República (PGR) le imputa el saqueo de 253 millones de pesos (13 millones de dólares) de los fondos públicos de las secretarías de Salud y Educación. Duarte fue detenido después de que el Gobierno de México solicitase al de Guatemala una orden detención provisional. De acuerdo a los tratados de extradición entre ambos países, el Ejecutivo de Peña Nieto deberá presentar formalmente la solicitud de extradición antes de un plazo de 60 días.

Duarte tendrá que hacer frente a las acusaciones que pesan contra él mientras los veracruzanos conviven con una herencia que más bien parece un parte de guerra. Dos meses antes de su fuga, se descubrió en las inmediaciones del Puerto de Veracruz la que, con los meses, se ha confirmado como la mayor fosa clandestina de México, con al menos 250 cuerpos. La violencia, por el control del narcotráfico entre Los Zetas y el cartel de Jalisco Nueva Generación, aumentó considerablemente desde la llegada de Duarte al poder, por no hablar de los ataques a la prensa: entre 2010 y 2016 fueron asesinados 17 periodistas. En el plano económico, el sucesor de Duarte, Miguel Ángel Yunes (PAN), afronta una deuda que asciende a 2.420 millones de dólares.

El ascenso y caída de Duarte o de Yarrington son dos ejemplos de cómo los partidos políticos mexicanos han mirado para otro lado ante la corrupción. El PRI, por ejemplo, expulsó a los dos exgobernadores de sus filas. En el caso de Yarrington, lo hizo en diciembre pasado. Lo que pretendía ser una decisión ejemplar no dejó de ser un gesto de cara a la galería, ridículo, pues suspendía de derechos a alguien que llevaba cinco años fugado de México, con órdenes de captura de su país y de Estados Unidos, por vínculo con el narcotráfico.

Las detenciones de Yarrington y Duarte –como la de Moreira hace más de un año en Madrid- se han producido fuera de su país, donde aparentemente han vivido sin mayores contratiempos, lejos de las turbulencias que sus casos han desatado. Ahora tendrán que hacer frente a la justicia de su país, tan en entredicho como la lucha contra la corrupción que se ha acelerado en plena época electoral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s