gutierrez vivo

Ciudad de México, México (5 de abril de 2017).- En su columna, Gabriel Sosa Plata, informó que el pasado viernes, Grupo Radio Centro (GRC), informó a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) que el Décimo Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito resolvió en definitiva el amparo en revisión número 290/2015, en el que determinó que “se revoca la sentencia protectora que en favor de Infored y Gutiérrez Vivó dictó en su oportunidad el Juez Décimo Segundo de Distrito en Materia Civil en la Ciudad de México”.

Por lo tanto, se le niega el amparo al periodista, al igual que a su empresa, y tendrá que pagar a GRC la cantidad de 757 millones de pesos por los costos del juicio.

Es un giro inesperado en la historia.

Desde 2004, dos años del insólito rompimiento entre Gutiérrez Vivó y GRC, la empresa de la familia Aguirre había sido condenada a pagar 21 millones de dólares, más gastos de ejecución e intereses derivados del incumplimiento de contrato que se firmó en 1998 con el afamado periodista e Infored.

Sin embargo, el grupo radiofónico sostuvo durante todos estos años una intensa estrategia litigiosa para evitar el pago y desconocer el laudo arbitral de la Cámara Internacional de Comercio que ordenó pagar dicha cantidad a su exsocio, pese al compromiso que había asumido GRC de respetar el arbitraje del órgano internacional.

En 2009, Gutiérrez Vivó inició otro juicio en contra del grupo radiofónico, en el que reclamó daños por un monto aproximado de 9 mil 460 millones por el incumplimiento del laudo arbitral.

En su reporte anual 2015 a la BMV, GRC informa que en este último juicio ha obtenido resoluciones favorables en las tres instancias, sin que el demandante tenga algún otro recurso que ejercer. Fue por ello que solicitaron la compensación, la cual, estiman, es superior al importe condenatorio del laudo y sus accesorios.

En octubre de 2014, el Juzgado Trigésimo Primero de lo Civil emitió una sentencia, en la que declaró procedente la excepción de compensación interpuesta por GRC.

En respuesta, Gutiérrez Vivó presentó un amparo ante el Juez Décimo Segundo de Distrito en Materia Civil y se lo concedieron. Un recurso de revisión fue promovido por GRC con los resultados que anunció el pasado viernes: se revoca el amparo al periodista y su empresa y, además, tendrá que pagar 757 millones de pesos al grupo radiofónico.

Luego de conocer la resolución, Gutiérrez Vivó escribió en su cuenta de Twitter: “Es una vergüenza el sistema de justicia de nuestro país”.

Y tiene razón.

José Gutiérrez Vivó está fuera de la radio desde hace nueve años. Su salida se explica por un boicot publicitario promovido desde el gobierno federal, una vez terminadas las relaciones con la familia Aguirre, y el incumplimiento del pago al que estaba obligado GRC por romper unilateralmente su contrato con el comunicador y los costosos juicios relacionados con su diferendo con esta empresa.

Cuando el periodista salió de las estaciones de GRC en marzo de 2004, transmitió su noticiario en dos radiodifusoras, pero las finanzas permanecieron estancadas; sin embargo el 24 de mayo de 2008, a las 14:50 horas, el noticiario dejó de transmitirse. Ese día, el Sindicato de Trabajadores de la Radio y Televisión (STIRT) colocó las mantas rojinegras en las instalaciones de La Presa por el adeudo salarial a los trabajadores de base y de confianza de las radiodifusoras.

Desde entonces el noticiario sigue fuera del aire y Gutiérrez Vivó salió del país.

Cabe señalar que Gutiérrez Vivó también enfrenta diversas demandas de ex trabajadores y ex trabajadoras de Monitor, cuya solución se prolongará por la batalla perdida con GRC. Por eso, la resolución del Tribunal es una mala noticia para el periodista y en general para el gremio, en un contexto de retroceso mayor en el ejercicio de los derechos de libertad de expresión e información en México.

Gutiérrez Vivó es uno de los personajes más destacados de la historia de la radio y en particular del periodismo radiofónico.

Al igual que Carmen Aristegui, Pedro Ferriz de Con y otros periodistas, fue expulsado de la radio por su labor informativa, pero se buscaron otros mecanismos y pretextos legales para hacerlo.

Resulta inverosímil que ninguna de estas personalidades continúe al aire en alguna de las más de mil 700 radiodifusoras que operan en el país. Esto es así porque prevalece una estructura de radio concentrada en pocas manos, en la que intereses políticos y económicos aún influyen mucho. La reforma estructural de telecomunicaciones mantiene una deuda con la sociedad para garantizar la pluralidad informativa y los derechos de las audiencias en este medio de comunicación.

Con información de la columna de Gabriel Sosa Plata @telecomymedios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s