portada militares.jpg

Ciudad de México, México (30 de septiembre de 2016).- La emboscada que dejó cinco militares muertos y 11 más heridos en Culiacán, Sinaloa, derivó de un enfrentamiento entre grupos criminales que se disputan el control de la zona en el que podrían estar involucrados los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Alfonso Duarte, comandante de la Región militar en Sinaloa, quien en conjunto del gobernador Mario López Valdez, ofreció detalles del ataque ocurrido la madrugada de este viernes en la zona de Badiraguato.

En conferencia de prensa refirió que la primera agresión fue en la comunidad de Bacacoragua, en el municipio de Badiraguato, donde en seguimiento a las labores de vigilancia y combate al narcotráfico, los militares encontraron un hombre herido, identificado como Julio Oscar Ortiz Vega.

Personal militar llevó al herido a la cabecera municipal para posteriormente ser trasladado a la plaza de Culiacán para su atención médica, sin embargo ocurrió la emboscada y el herido fue rescatado por el grupo armado.

Hasta el momento se desconoce el paradero de Julio Oscar Ortiz Vega, rescatado por el grupo armado.

Redacción