Ciudad de México (23 de diciembre de 2015).- Un hombre en Siria, conocido como Ameer Mehtr, decidió lanzarse a nadar durante siete horas, desde Turquía hasta Grecia, debido al caos que existe por la guerra civil en Siria.

Ameer tuvo que entrenar durante muchos meses con un coach en la costa de la capital libanesa, Beirut. Todo para poder empezar una nueva vida en Europa.

am4

Aunque había nadado con el equipo nacional de Siria, no fue nada fácil, pero completó su entrenamiento en septiembre y estudió la ruta más corta y se dispuso a cruzar el Mar Egeo, con destino a la isla griega de Samos.

Su misión había comenzado cuando huía de la policía en el pueblo de Guzelcamli, en Turquía, porque fue confundido con un contrabandista; y con sólo unas pocas pertenencias y dátiles para obtener un poco de energía, se introdujo al mar y dio inicio a su arduo viaje.

“Cada segundo que pasaba en mi camino pensé que iba a morir. Pero simplemente seguí adelante. Sólo miraba hacia el horizonte y pensaba que ahí delante estaba mi futuro.”

Después de haber nadado hasta quedar totalmente exhausto, pudo llegar a su destino, pero la historia no termino ahí. Ameer, aún tuvo que caminar 11 kilómetros para poder llegar algún puerto y poder registrarse como un refugiado.

Tras vivir en campamentos para refugiados y viajar en trenes repletos de personas, de algún modo logró llegar a Suecia y con esto, dar un giro completo a su vida.