Ciudad de México (10 de diciembre de 2015).- La policía de Palm Bay en Florida fue alertada por un sospechoso de 22 años de edad quien se dedicaba a robar al interior de casas de esa localidad.

Matthew Riggins y uno de sus cómplices merodeaban la casa que iban a invadir, pero vecinos se dieron cuenta de sus intenciones, por lo que llamaron a la policía, misma que llegó y ya no encontró a los delincuentes.

Al día siguiente, la familia del muchacho Matthew fue a la policía de Palm Bay en Florida para reportar que el joven maleante había desaparecido.

“Probablemente se escondió en el lago para escapar de la policía y que no lo pudieran olfatear los perros”, dijeron los policías, quienes le pisaban los talones en la búsqueda.

Lamentablemente,  10 días después encontraron cachos del cuerpo de Matthew flotando en el mismo lago, junto a un cocodrilo de 3 metros de largo que tuvo que ser ejecutado.

Tras analizar el estómago del poderoso cocodrilo, encontraron el resto del cuerpo de Matthew.