Ciudad de México (18 de noviembre de 2015).- El planeta Kepler 438b era considerado el hermano gemelo de la Tierra; es rocoso, de un tamaño similar al nuestro y a una distancia de su estrella que sugiere temperaturas suaves y agua líquida, sin embargo, un nuevo estudio lo descarta completamente como candidato para la vida. (Con información de Gizmodo)

El principal problema de Kepler 438b es la radiación. El planeta gira alrededor de una enana roja y, aunque su distancia es la correcta desde el punto de vista de la temperatura, también pone a 438b al alcance de las brutales explosiones que se producen en la superficie de su estrella.

“Astrónomos de la Universidad de Warwick han medido estas explosiones de masa coronal mediante fotometría y equivalen a unos 100.000 millones de megatones. No obstante, lo que hace que Kepler 438b no albergue vida no son las explosiones en sí, sino las eyecciones de masa coronal que siempre acompañan estas deflagraciones estelares”, publicó el sitio de tecnología Gizmodo.

1524511510168104995

Estas eyecciones de masa coronal son tan intensas que probablemente hayan despojado completamente al planeta de su atmósfera de un modo similar a como nuestro propio sol eliminó la de Marte.

El campo magnético de Kepler 438b podría protegerlo de parte de esta radiación, pero no de toda. Incluso aunque fuera capaz de retener parte de su atmósfera, el planeta se vería bombardeado con dosis masivas de radiación ultravioleta y rayos X.