Ciudad de México (10 de agosto de 2015).- El defensa de Barçelona, Gerard Piqué, se convirtió de pronto en un niño y decidió comenzar a patear la pelota al interior de su casa, donde claro, vive con su esposa Shakira, y de pronto intentó meterla en una puerta, pero como es Piqué, falló, pero en otra de las oportunidades le pegó de lleno a la colombiana.

Como haría la mayoría de los esposos futbolistas, el jugador español comenzó a reírse del acontecimiento, mientras que Shakira le reclama a la distancia por el golpe que recibió en el abdomen; aunque todo quedó ahí, es imposible que te pierdas la agresión del Wako-Wako a su esposa.

Aquí te lo dejamos:

También lee: