Ayer pudimos ver el primer adelanto de lo que será la cuarta entrega de la millonaria saga de Jurassic Park, Jurassic World, muchos fans de las películas de Spielberg están ansiosos y emocionados por el estreno de la cinta el próximo año.

Por supuesto una de las cosas que más se espera de esta cinta, son los efectos especiales, más allá de ver una historia profunda y convincente.

Claro que se trata de una película de ciencia ficción, lo sabemos desde el momento en que los dinosaurios creados para esta franquicia están muy alejados de lo que los científicos saben de estos colosales animales.

Pero lo más interesante, es darnos cuenta cómo piensan sacarle jugo a esta desgastada historia, la trama es similar a la de la primera entrega, un parque temático abre sus puertas, a diferencia de la primera película en la que no logra abrir en Jurassic World vemos un parque repleto de personas.

Es difícil pensar que los científicos y propietarios de Jurassic Park no aprendieran nada, bien sabemos que el desastre ocurrió por tratar de manejar la genética de los dinosaurios, no conformes con eso en esta nueva película crean a un dinosaurio genéticamente evolucionado, más ágil, más inteligente y más peligroso, ante niños desvalidos y adultos con luces de bengala el resto es fácil de adivinar.

Julio Herrera