CIUDAD DE MÉXICO, 6 de septiembre de 2022.- Cuando se dio cuenta del problema de inseguridad que le dejaron administraciones pasadas, el presidente Andrés Manuel López Obrador decidió dejar a las Fuerzas Armadas en las calles.

Así lo aseguró este martes durante su conferencia en Palacio Nacional, al recordarle que cuando fue opositor, prometió regresar a los soldados a los cuarteles; sin embargo, ahora apoya la permanencia de estos en las calles.

“Cambié de opinión ya viendo el problema que me heredaron”, dijo López Obrador.

Al señalar que sabía desde el principio “y estoy absolutamente convencido que la paz es fruto de la justicia”, el mandatario federal explicó que no puede dejar que la Guardia Nacional termine como la Policía Federal.

“Imagínense, qué íbamos a hacer con la Policía Federal como estaba, sí se sabe ¿no? Que de la Policía Federal salieron todos los que están en la cárcel o están prófugos.

Necesitamos que no se eche a perder como pasó con la Policía Federal, y yo siento y estoy convencido de que debe de estar la Guardia Nacional dependiendo de la Secretaría de la Defensa, una rama más, como la Fuerza Aérea, con el encargo de garantizar la seguridad pública en coordinación con los gobiernos estatales y municipales, pero que exista una Guardia Nacional con disciplina, con honestidad y un mando militar”, advirtió.

Sobre la propuesta priista para que se queden las fuerzas armadas en las calles hasta el 2028, dijo que hace bien el PRI en rectificar.

López Obrador afirmó que “si el PRI plantea ayudar haría muy bien y que se deslinde ya, que se deslinde del conservadurismo, de lo rancio”.

Sobre las diferencias que dicha iniciativa ha generado entre líderes de la coalición Va por México, el Presidente de México criticó que los panistas antepongan sus intereses a la seguridad nacional.

“Cómo se atreven a condicionar el apoyo en materia de seguridad, muy contradictorios, porque en realidad su pensamiento en esta materia tiene que ver con la mano dura, con el autoritarismo”, sostuvo.

Quadratín