Moderna ha demandado a Pfizer y a su socio alemán BioNTech por infracción de patentes en el desarrollo de la primera vacuna COVID-19 aprobada en los Estados Unidos, alegando que copiaron la tecnología que Moderna desarrolló años años antes de la pandemia.

Según ha informado recientemente Moderna en un comunicado de prensa, la demanda, que busca una indemnización monetaria indeterminada, se presentó en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Massachusetts y en el Tribunal Regional de Dusseldorf en Alemania.

“Presentamos estas demandas para proteger la innovadora plataforma tecnológica de ARNm de la que fuimos pioneros, en cuya creación invertimos miles de millones de dólares en su creación y fue patentada durante la década anterior a la pandemia”, alegó Stephane Bancel, director ejecutivo de Moderna.

Moderna Inc, por su cuenta, y la asociación de Pfizer Inc y BioNTech SE, fueron dos de los primeros grupos en desarrollar una vacuna contra el nuevo coronavirus.

Con apenas una década de vida, Moderna, con sede en Cambridge Massachusetts, había sido innovadora en la tecnología de vacunas de ARN mensajero (ARNm) que permitió una velocidad sin precedentes en el desarrollo de la vacuna COVID-19.

Gracias al avance de la vacunas de ARNm, que enseñan a las células humanas a fabricar una proteína que desencadenará una respuesta inmunitaria, se llegó a completar en meses un proceso de aprobación que antes llevaba años.

BioNTech, con sede en Alemania, también había trabajado en este campo cuando se asoció con el gigante farmacéutico estadounidense Pfizer.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos concedió la autorización de uso de emergencia para la vacuna COVID-19 primero a Pfizer/BioNTech en diciembre de 2020, y una semana después a Moderna.

Por su parte, Moderna alega que Pfizer/BioNTech, sin permiso, copió la tecnología de ARNm que Moderna había patentado entre 2010 y 2016, mucho antes de que COVID-19 surgiera en 2019 y explotara en la conciencia mundial conciencia mundial a principios de 2020.

Al principio de la pandemia, Moderna dijo que no haría valer sus patentes de COVID-19 para ayudar a otros a desarrollar sus propias vacunas, especialmente para los países de ingresos bajos y medios. Sin embargo, en marzo de 2022 Moderna alegó que esperaba que empresas como Pfizer y BioNTech respetasen sus derechos de propiedad intelectual.

Así, afirmó que no buscaría una indemnización por daños y perjuicios por cualquier actividad antes del 8 de marzo de 2022. Los litigios sobre patentes no son infrecuentes en las primeras fases de una nueva tecnología.

Diversas demandas de otras empresas

Pfizer y BioNTech ya se enfrentan a múltiples demandas de otras empresas que dicen que la vacuna de la asociación infringe sus patentes. En consecuencia, Pfizer/BioNTech han dicho que defenderán sus patentes con firmeza.

La empresa alemana CureVac, por ejemplo, también presentó una demanda contra BioNTech en Alemania en julio de 2022. En respuesta, BioNTech declaró en un comunicado que su trabajo era original.

Moderna también ha sido demandada por infracción de patentes en Estados Unidos y mantiene una disputa con los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos sobre los derechos de la tecnología de ARNm.

En el comunicado del viernes 19 de agosto, Moderna dijo que Pfizer/BioNTech se apropió de dos tipos de propiedad intelectual.

Uno de ellos se refiere a una estructura de ARNm que, según Moderna, sus científicos comenzaron a desarrollar en 2010 y fueron los primeros en validar en ensayos en humanos en 2015.

“Pfizer y BioNTech llevaron cuatro candidatos a vacunas diferentes a las pruebas clínicas, que incluían opciones que habrían alejado del camino innovador de Moderna.Sin embargo, finalmente decidieron proceder con una vacuna que tiene la misma modificación química del ARNm que su vacuna”, dijo Moderna en su declaración.

La segunda presunta infracción se refiere a la codificación de una proteína de espiga de longitud completa que, según Moderna, sus científicos desarrollaron al crear una vacuna contra el coronavirus que causa el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS).

Agencias