Ciudad de México, México (15 de Noviembre de 2020).- La toma violenta de las instalaciones de la dirección de tránsito municipal por un grupo de manifestantes provocó que se registrara esta noche un despliegue policiaco nunca antes visto en la historia de Cancún que este año cumple medio siglo de que se fundó.

La recuperación del inmueble, saqueado y prácticamente destruido comenzó con la llegada de los primeros grupos de elementos del cuerpo de antimotines que entre sus primeras acciones lanzó luces de bengala a la zona donde ardían varias fogatas.

La jornada de protestas de este domingo comenzó alrededor de las 4 de la tarde con un grupo que se reunió en la zona de Malecón Tajamar para caminar al Palacio Municipal.

En la plaza de la Reforma, se realizaron pintas a las paredes del lugar y la estatua de Benito Juárez, así como el intento de ingresar al edificio principal pero no pudieron porque en el transcurso de la semana se “blindó” con piezas de metal en las ventanas y accesos.

Ante el fracaso para meterse el edificio, los manifestantes le prendieron fuego a unas oficinas aledañas al Palacio municipal.

Otro grupo se dirigió a las oficinas de la Vicefiscalía para tratar de acceder, y estuvieron a punto de lograrlo, cuando se dieron cuenta que el inmueble contiguo, que alberga las oficinas de la dirección de tránsito municipal, no estaba protegido, entonces decidieron ingresar.

Ante la actitud que mostraron algunos de los manifestantes más radicales, la mayoría de las mujeres que encontraban en ese momento, decidieron alejarse.

Alrededor de las 7 de la noche, la situación se salió de control cuando en medio del caos, los invasores comenzaron a saquear las oficinas y encender fogatas, mientras que otros se llevaban artículos de oficina y hasta un refrigerador despachador de alimentos instalado en uno de los patios de la corporación, frente a la avenida Xcaret.

Fue unos minutos después, que llegaron los primeros elementos antimotines, que como parte del trabajo de recuperación lanzaron gases lacrimógenos.

Finalmente, una vez que se controló la situación y recuperaron el edificio, comenzaron a sacar a unas personas del lugar, al parecer algunos de los responsables de la violencia.

De acuerdo con información preliminar, se reportan 6 lesionados, 3 manifestantes, 3 agentes de la Fiscalía General del Estado (FGE), que incluso, cuatro de los lesionados tuvieron que ser hospitalizados, entre ellos una mujer, que no participaba en la manifestación pero que fue atropellada al correr espantada cuando vio llegar a la policía y se encontraba en una tienda cerca del lugar del enfrentamiento.

No se tienen reportes ni antecedentes de este tipo de incidentes en Cancún en el que se incluyera la toma de un edificio público.

Noticaribe