Ciudad de México, México (8 de Septiembre del 2020).- En medio de una de las mayores crisis migratorias y diversas presiones de Estados Unidos, el gobierno de México destinó parte de los recursos de un fondo de cooperación y desarrollo para Centroamérica a medidas para contener la migración.

Información oficial obtenida por The Associated Press señala que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador asignó en 2019 más de cuatro millones de dólares del conocido como Fondo México para rehabilitar centros de detención migratoria y trasladar hacia el sur del país a migrantes o solicitantes de asilo devueltos por Estados Unidos que acabaron repatriados o, en algunos casos, abandonados a su suerte en distintos puntos del país.

Creado por el gobierno mexicano en 2011 con el propósito de contribuir con el desarrollo económico y social de Centroamérica y el Caribe, el fondo ha financiado más de una docena de proyectos, sobre todo de infraestructura, en esas regiones. Sin embargo, a mediados de 2019 se rediseñó para atender la crisis migratoria en Mexico, justo unas semanas después de que el gobierno de Donald Trump amenazara con imponer aranceles a las importaciones mexicanas a menos que México contuviera el flujo migratorio.

Foto AP / Marco Ugarte

Después de tensas negociaciones, ambos países llegaron a un acuerdo mediante el cual México esquivó los aranceles y se comprometió a desplegar de miles de efectivos de la recién creada Guardia Nacional y permitir a solicitantes de asilo en Estados Unidos permanecer en territorio mexicano mientras sus casos eran procesados.

Lo que no se supo entonces es que los objetivos del Fondo México también fueron modificados para dedicar recursos al tema migratorio, lo que para analistas y expertos es una clara distorsión de sus objetivos para cumplir con las exigencias del gobierno de Donald Trump.

La AP solicitó a la Secretaría de Relaciones Exteriores un comentario sobre las razones para el rediseño del fondo y si se debía a exigencias estadounidenses. La cancillería no contestó directamente y se limitó a enumerar las mejoras realizadas en albergues y centros de detención.

Tonatiuh Guillén, el primer responsable de migración del gobierno de López Obrador y quien dimitió durante la mencionada crisis de la primavera de 2019, consideró que el rediseño del fondo fue “un giro dramático” en su concepto y su misión y retrata lo que pasó el año pasado: “una recomposición de la visión migratoria completamente dirigida a la contención que nos deja sin herramientas y sin materia para diseñar estrategias del desarrollo, que era el objetivo inicial del gobierno.

Foto El Pais / AFP

El 24 de junio de 2019, dos semanas después del acuerdo con Washington que evitó los aranceles, el gobierno de López Obrador publicó un decreto que establecía que el fondo requería una nueva visión que permita el mejor aprovechamiento de los recursos.

Se autorizaba así que ese dinero se pudiera usar, entre otras cosas, para el registro, control y seguimiento de los flujos migratorios y el equipamiento de estaciones migratorias, eufemismo con el que el gobierno se refiere a los centros de detención.

En respuesta a solicitudes de acceso a la información, la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), que depende de la cancillería y gestiona el fondo, informó a la AP que en julio del 2019 se destinaron 60 millones de pesos (unos 3,3 millones de dólares al tipo de cambio de ese momento) para mejoras en centros de detención y albergues.

En septiembre de ese mismo año, se utilizaron otros 14 millones de pesos (poco más de 700.000 dólares) para traslados de solicitantes de asilo devueltos por Estados Unidos, según se desprende del cruce de datos de dos solicitudes de información.

Foto El Pais / Teresa de Miguel

López Obrador apostó durante su campaña por multiplicar la cooperación con América Central para que emigrar fuera una opción y no una obligación. Prometió miles de puestos de trabajo para los migrantes y en los tres primeros meses de su gobierno —que comenzó en diciembre de 2018– concedió 15.000 visas humanitarias a centroamericanos que llegaron en caravanas.

Sin embargo, y aunque lanzó algunos programas de desarrollo, con la crisis de los aranceles y la presión de Trump, el presidente apresuró el despliegue de la Guardia Nacional para frenar los flujos irregulares, cambió al responsable de migración, militares quedaron como jefes de esa agencia en algunos estados y se multiplicaron las redadas, las detenciones y las deportaciones.

Quizá uno de los cambios más radicales fue aceptar que más de 60.000 solicitantes de asilo en Estados Unidos fueran devueltos por la frontera norte mexicana para que esperaran su proceso en territorios controlados por los cárteles, multiplicando la vulnerabilidad de esas personas y violando, según las ONG, derechos básicos de las convenciones internacionales.

El gobierno federal no ha proporcionado información clara sobre cuántas de esas personas fueron trasladadas al interior o el sur del país, pero la cancillería señaló hace meses que más de la mitad habían decidido volver a sus países.

Foto Medium

Las autoridades aseguran que las mejoras en los centros redundaron en una mejora para los migrantes e insisten en que los traslados son “voluntarios”. Sin embargo, Maureen Meyer vicepresidenta y directora para México de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), aseguró –y AP lo constató en visitas a la frontera en 2019— que estaban “invitando a la gente a autodeportarse” sin la información necesaria y sin explicarles las repercusiones de una decisión que les puede impedir seguir con su proceso de asilo en Estados Unidos o México.

“El hecho de que el gobierno mexicano desviara los fondos designados para enfrentar los factores económicos que impulsan la migración a Estados Unidos al traslado de los solicitantes de asilo del norte al sur de México y a mejorar las condiciones en los centros de detención es una señal clara de cómo la administración de López Obrador cambió sus prioridades migratorias en respuesta a las demandas del gobierno de Trump, denunció Meyer.

En marzo pasado, ese programa migratorio ideado por Trump de retorno de solicitantes de asilo se paralizó, pero continuaron las devoluciones, en este caso más inmediatas y tanto de centroamericanos como de mexicanos, como parte de las medidas supuestamente necesarias para evitar la transmisión del coronavirus.

Foto MVS Noticias / Reuters

En abril de 2020, en medio de la pandemia, el gobierno mexicano destinó 16 millones de pesos a apoyo para Traslado terrestre, gratuito y voluntario de personas en territorio nacional, el mismo epígrafe y prácticamente el mismo monto del proyecto destinado el año pasado a mover hacia el sur a solicitantes de asilo. En esas fechas, AP constató que continuaba el movimiento de migrantes en autobuses desde la frontera norte al límite con Guatemala donde algunos eran abandonados y quedaron varados semanas porque las fronteras estaban cerradas como medida para frenar el coronavirus.

Según una lista proporcionada por la AMEXCID, el fondo -oficialmente llamado Fondo de Infraestructura para Países de Mesoamérica y el Caribe– ha destinado desde 2011 casi 150 millones de dólares a proyectos en 11 países de Centroamérica y el Caribe, entre ellos Belice, Costa Rica, Haití, El Salvador o Jamaica.

De esa cantidad, y según el desglose de la AMEXCID, el actual gobierno aprobó en 2019, 62 millones para dos de sus principales programas sociales en El Salvador y Honduras: uno de apoyo al campo“Sembrando vida”y otro para jóvenes de esos países. Ambos están dirigidos a inyectar recursos para generar empleos pero no hay datos de cuánto de este dinero ya está en manos de sus beneficiarios.

El resto de los recursos gestionados por la actual administración, casi 32 millones de dólares, fue para los proyectos vinculados a la migración y a programas destinados a enfrentar la pandemia por COVID-19.

Foto El Economista / Notimex

La cancillería no informó sobre el monto original del fondo pero indicó que ya no tiene recursos disponibles y que en mayo el gobierno federal ordenó su extinción como parte de la decisión de López Obrador de eliminar muchos fideicomisos por considerarlos potenciales focos de corrupción. No obstante, agregó que el cierre del fondo puede llevar años, hasta que concluyan todos los compromisos adquiridos.

Es claro que se distorsionó el objeto originario de este fondo y también es claro que no tenemos suficiente información del ejercicio del gasto, resumió Guillén, el exresponsable de Migración en México.

AP Noticias