Ciudad de México, México (6 de febrero de 2020).- Cualquier persona es propensa a padecer obesidad, sobre todo al estar expuestos a un ambiente obesogénico, pero las niñas y los niños son una población vulnerable, ya que dependen de sus padres o cuidadores y están en una etapa altamente influenciable por la publicidad.

De acuerdo con los más recientes resultados de la Encuesta Nacional de Salud (ENSANUT) 2018, el porcentaje de población de 0 a 4 años de edad con sobrepeso es del 8.2% en tanto que la prevalencia de sobrepeso en la población de 5 a 11 años es de 18.4% y de obesidad un 19.5%

Respecto a la población de 12 a 19 años, el porcentaje de sobrepeso en ambos sexos es de 24.7% y de obesidad, 15.0%.

Al respecto, la doctora Julia del Carmen Rodríguez García, Jefe de Área de Nutrición y Salud en Primer Nivel, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), enfatizó que la obesidad se debe tomar en serio porque genera diferentes complicaciones metabólicas y predispone al desarrollo de otras enfermedades como diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares (hipertensión arterial o infarto cardíaco), enfermedades cerebrovasculares (infarto o embolia cerebral), diferentes tipos de cáncer (principalmente de mama y colon), hígado graso, ovario poliquístico, problemas articulares y problemas psicosociales (aislamiento, baja autoestima o bullying), entre otros.

¿Qué deben evitar comer los menores de edad?

  • No consumir productos procesados
  • No productos altos en azucares y grasas

¿Qué deben hacer?

  • 30 minutos de actividad física al día
  • Dormir por lo menos 7 horas diarias
  • Acudir a revisiones médicas preventivas para conocer el estado nutricional en la Unidad de Medicina Familiar contribuyen para saber cuando se han rebasado los límites de peso

¿Cómo se mide el Índice de Masa Corporal (IMC), y para qué sirve?

La fórmula para hacer el cálculo del Índice de Masa Corporal (IMC) que es la relación entre el peso y la talla, y de acuerdo a eso se va clasificando el estado de nutrición.

Un IMC mayor a 25 nos indica sobrepeso y mayor a 30 indica obesidad; en este sentido, existen diferentes grados de obesidad, cuando el IMC está entre 30 y 34.9 es obesidad grado I, cuando está entre 35 y 39.9 se considera obesidad grado II y arriba de 40 es obesidad grado III, llamada obesidad mórbida.

Los síntomas que se presentan cuando los límites del IMC se han rebasado son: problemas de autoestima por la apariencia física, dificultad para moverse, para agacharse y realizar actividades cotidianas, dificultad para respirar, dolores articulares, problemas para dormir y cansancio crónico.

La obesidad es una enfermedad prevenible y tratable, y su atención comienza con el control del peso, la revisión del estado general de salud en el módulo de PrevenIMSS, la atención en el área de Nutrición y el seguimiento preciso de recomendaciones sobre alimentación y actividad física.

Redacción