París, Francia (15 de abril de 2019).- El monumento más visitado del mundo sigue siendo arrasado por las llamas en la parte superior del icónico templo, del siglo XII, donde la aguja que coronaba la torre principal ha quedado derrumbada, por lo que ya se busca la manera de rescatar los objetos de valor que se encuentran dentro de la iglesia.

El fuego ha provocado una densa columna de humo visible desde varios puntos de la ciudad y ha expulsado un manto de cenizas ante los ojos de estupefacción de centenares de parisinos y turistas.

Un portavoz del cuerpo de bomberos ha confirmado que el fuego se ha declarado alrededor de las 18.50 horas de este lunes y ha apuntado que las labores de extinción se han visto dificultadas por el complicado acceso que presenta la catedral.

Las primeras informaciones apuntan a que el origen del incendio podría estar vinculado a las obras que se están efectuando en el tejado de la catedral de Notre Dame y las llamas se han extendido con rapidez por la parte superior del edificio y han provocado que caiga por completo la aguja del templo, que estaba rodeada de un andamiaje por las obras.

En este momento los bomberos están centrando sus esfuerzos en salvar el arte y las piezas de valor incalculable almacenadas en la catedral.

Según un portavoz de Notre Dame, toda la estructura de madera que se erigía en el templo se está quemando y es probable que sea destruida. “Tenemos que ver si la bóveda que protege la catedral se ha visto afectada o no”, ha dicho en declaraciones a AFP.

Fuentes del Elíseo han anunciado que el presidente Emmanuel Macron se dirige en estos momentos a la catedral de Notre Dame. El mandatario ha difundido un mensaje en las redes en las que ha mostrado “el dolor de toda una nación” ante el terrible incendio, y ha enviado “sus pensamientos para todos los católicos y todos los franceses”.

Con información de Agencias