Ciudad de México, México (20 de mayo de 2018).-“No voy a condenar a nadie, están muy desesperados porque está muy arriba nuestro movimiento, entonces les diría que serenen, se tranquilicen, ya falta poco, que se vayan preparando psicológicamente porque vamos a triunfar y no vamos a perseguir a nadie, no es mi fuerte la venganza”, indicó Andrés Manuel López Obrador, en referencia a los ataques público que ha hecho contra su persona Javier Lozano, vocero de José Antonio Meade.

En su discurso, pronunciado ante cinco mil asistentes en el mitin organizado en Ciudad Guzmán, López Obrador aseguró que no se enganchara con declaraciones de denostación de parte de sus adversarios políticos y agregó que esa manifestación pública, en su gira por Jalisco, era una oportunidad para reafirmar sus compromisos de proyecto de nación. Sobre su participación en el segundo debate de candidatos a la Presidencia de la República, el político tabasqueño dijo estar tranquilo, pese a que sabe que los demás aspirantes le “echarán montón” y de manera irónica destacó que “no le conviene enojarse”.

“Lo que dice la gente es que no me enoje, ahora como dicen ellos ‘que estoy enfermito’, no me conviene hacer corajes, entonces no hay que enojarse, hay que estar tranquilos”, dijo López Obrador.

En referencia al editorial publicado por Pablo Hiriart, el tres veces aspirante a la Presidencia de la República aseguró que “es íntimo de Carlos Salinas de Gortari, en todo esto, como ya conozco cómo opera la mafia del poder, pues hoy doy rápido con la mano que mueve la cuna o la mano que mueve los hilos. Salinas es muy amigo de Hiriart y lo que dice en esa columna no es verdad, no es cierto”.

Con información de Agencia Quadratín