CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO (24 de enero de 2018).- Entendemos cómo funcionan actualmente las redes y sus trucos publicitarios, pero al parecer hay quienes buscan sacarle un plus al negocio.

O eso dejó entrever la youtuber inglesa Elle Darby, quien envió una carta a Paul Stenson, dueño del The White Moose Café, un hotel en Dublin. En la misiva, ella ofrecía un trueque: alojamiento gratuito a cambio de promocionar el negocio en sus redes sociales.

No es que no sepa vender “su negocio” ya que la joven de 22 años se presentó como influencer con 76 mil seguidores en Instagram y otros 87 mil en YouTube.

“Trabajo como influencer. […] Mi pareja y yo queremos ir a Dublin a pasar San Valentin, y buscando sitios para alojarme he encontrado su hotel, y me encantaría enseñarlo en mis redes para recomendarlo”, apuntó Darby no sin agregar que serían cinco noches gratuitas.

El hotelero, a través de Facebook, contestó a Elle Darby de la siguiente manera:

“Gracias por tu correo buscando alojamiento gratuito a cambio de publicidad. Se necesitan un montón de bolas (sic) para escribir un mail así. […] Si te permito quedarte aquí a cambio de tu video, ¿quién pagará al equipo que te cuidará?, ¿quién pagará a las mucamas que limpiarán tu cuarto?, ¿a las meseras que servirán tu desayuno? […]

Suerte para nosotros el tener un importante número de seguidores en las redes. Tenemos 186 mil seguidores en nuestras dos páginas de Facebook, cerca de 80 mil en Snaptchat, 32 mil en Instagram, y 12 mil en Twitter. Pero –Jesucristo- nunca, en un millón de años, pudiera imaginar pedirle algo gratuitamente a alguien”, apuntó Paul.

“En el futuro, te recomiendo ofrecer pagar como todos los demás, y tal vez el hotel en cuestión, crea que tu publicidad pudiera ayudarles, tal vez ellos te cambiarían tu habitación por una suite. Esto pudiera mostrar más respeto hacia ti misma, y enfrentémoslo, pudiera ser menos embarazoso para ti. Aquí tienes un pequeño video que produje y del cual pudieras aprender. […] PD: La respuesta es no”, cierra el dueño de hotel.

Lo cierto es que Paul no publicó el nombre de la youtuber que mandó el correo; sin embargo, algunas personas reconocieron los datos e inmediatamente identificaron de quién se trataba. Entonces empezaron las críticas, tantas que Darby tuvo que contestar en un video colgado en su cuenta.

“Soy una chica de 22 años que dirige su propio negocio desde casa. No siento que haya hecho nada malo. No sé cuál fue su intención pero fue malvado”, señaló la chica sobre la respuesta del hotelero. Detalló en su video que, como influencer, su trabajo es recibir comida gratis de su marca favorita, obtener regalos con ropa de la empresa que le gusta, y tener algunos descuentos, a cambio de una buena reseña.

¿Quién crees que tiene la razón?

Con información de agencias