Perla-Gómez-CDHDF-LC-1-1024x682-770x392
Ciudad de México, México (6 de noviembre de 2017).- De una reconocida académica en temas de libertad de expresión y temas anticorrupción, Perla Gómez Gallardo, cambió su vida al llegar como presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

Inconformidad con familiares de víctimas que no atendía, trato selectivo según de qué organización estuviera ayudando a alguna víctima, insistencia con las víctimas para  aceptar los ofrecimientos del gobierno de la Ciudad de México, apunta en entrevista con Quadratín México el académico y miembro del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Ernesto Villanueva.
A pesar de lo anterior, señala el investigador, Gómez aun se perfilaba con muchas posibilidades para un segundo periodo en el cargo por cuatro años más.
La civilidad mínima se perdió y se inauguró el supuesto uso de golpeadores por parte de la presidenta de la CDHDF para repeler a los grupos de víctimas y sus familiares, lo que no había pasado desde que se creó ese organismo en 1993.
Un factor sorpresa que se sumó a ese creciente descontento fue que su antiguo mentor, Ernesto Villanueva, de quien fue colaboradora por varios años,  saliera personalmente a exhibir casos de presumible corrupción de la presidenta de la CDHDF, lo que terminó por descarrilar las aspiraciones políticas de Gómez Gallardo.
Quadratín México ha dado seguimiento a este proceso donde la resistencia de la sociedad organizada hizo que se entrampara la designación de quien presidirá la CDHDF.
En entrevista, Ernesto Villanueva puntializó que Perla Gómez llegó con un estigma de corrupción, de anteponer su interés personal al interés público y dejando a su paso a un organismo desmantelado, lastimado.
El Dr. Carpizo, por el contrario, siempre salió con reconocimientos de sus cargos públicos, de ahí que hasta el último de sus días mantuvo su autoridad moral, lo que no se puede decir de Perla quien fue víctima de su ambición y hay indicios de que incurrió en delitos por corrupción y sin duda en una violación clara a la ética pública.
Estas percepciones de corrupción asociado a su persona sin duda le ha impacto negativamente, le está afectando y la seguirá persiguiendo.
Ya de entrada en la UAM Cuajimalpa empieza a gestar un movimiento para evitar su retorno por la división y el encono que, hasta donde tengo entendido, generó en su área académica.
Con información de Agencia Quadratín 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s