Omar Sidiqq Mateen, el autor de la masacre de un club gay en Orlando que ha dejado 50 muertos y 53 heridos, era un estadounidense de origen afgano

autor matanza orlando portada

Había estado vigilado por el FBI y que poco antes del atentado reivindicó su lealtad al Estado Islámico en una llamada al servicio de Emergencias.

Mateen, nacido en Nueva York en 1986, se trasladó con su familia, de origen afgano, a Florida, donde comenzó a estudiar Derecho en la Universidad Estatal de Indian River. Más tarde llegó a trabajar como guarda de seguridad.

En 2009 se casó con su primera esposa, de quien se divorció en 2011. Ella, en una entrevista anónima a The Washington Post, ha declarado que Mateen no era una “persona estable” y que le pegaba.

Vivía a unos 200 kilómetros al sureste de Orlando, en Port Saint Lucie, donde su padre, Mustafa Abasin, atendió al teléfono horas más tarde de la masacre. Dijo, en una entrevista a NBC News, que no creía que su hijo estuviera motivado por motivos religiosos, pero sí que era homófobo.

Abasin recuerda un incidente ocurrido hace dos meses, cuando se enfadó bastante al ver a dos homosexuales besándose en Miami, y cree que este hecho puede estar relacionado con el atentado de este domingo.

Mateen y el Estado Islámico

El autor del tiroteo llamó poco antes del atentado al 911, el servicio de Emergencias, para declarar su lealtad al Estado Islámico, según NBC News.

Aunque el grupo terrorista no ha reivindicado oficialmente el atentado, la agencia Amaq, vinculada al EI, ha reconocido en un comunicado que “el ataque armado perpetrado contra un club nocturno de homosexuales en la ciudad de Orlando en el estado estadounidense de Florida (…) fue perpetrado por un combatiente del Estado Islámico”,

El FBI ha comunicado que Mateen compró armas semanas antes del ataque de Orlando y que investigó al atacante en dos ocasiones entre 2013 y 2014 por su posible vinculación a grupos terroristas.

El agente FBI Ron Hopper ha explicado que fue por comentarios a favor del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en su cuenta en redes sociales, y en 2014 por aparentemente querer cometer un ataque suicida, aunque las autoridades consideraron la investigación “no concluyente”.

Según Hopper, en 2013 Mateen hizo “comentarios incendiarios a sus compañeros de trabajo que dejaron entrever su posible lazos con terroristas”, lo que llevó a las autoridades a hacer un registros de sus antecedentes, revisar cámaras de videovigilancia y entrevistarlo hasta en dos ocasiones. El oficial confirmó que las investigaciones se cerraron por falta de pruebas y la imposibilidad de confirmar la veracidad de esos comentarios.

Posteriormente, en 2014, apareció en el radar de las autoridades federales por su presunta relación con Moner Mohammad Abusalha, un terrorista con nacionalidad estadounidense que murió en un ataque suicida en Siria.

El FBI realizó una investigación y nuevamente entrevistó a Mateen, tras lo cual se determinó que “el contacto fue mínimo y no constituyó una amenaza en ese momento”, de acuerdo con Hopper.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha dicho que “el FBI está investigando los hechos como un acto de terrorismo” y que no se van a escatimar en esfuerzos “para determinar qué relación haya podido tener (el atacante) con grupos terroristas”.

RTVE