Ciudad de México, México (30 de enero de 2016)-. El papa Francisco todavía no llega a México, pero ya resolvió los problemas de mantenimiento de esta zona del Estado de México.

 

Decenas de empleados del gobierno municipal y estatal limpian el asfalto y pintan las banquetas del camino que recorrerá el pontífice.

 “De metros lineales como 2 mil 500 metros y ahorita nosotros no estamos encargando de toda la señalización vial. Ahorita llevamos pintado solamente la guarnición. Nos falta pintar marimbas flechas y la división de los carriles”, narró Diego Osvaldo Villegas, uno de los trabajadores de lugar.

El papa Francisco avanzará por la avenida de los Insurgentes a la zona del Caracol donde oficiará la misa del domingo 14 de febrero. Se espera que sobre esta avenida se desplieguen más de 700 mil personas que estarán esperando ver unos segundos al pontífice

Los comerciantes de la zona se han puesto de acuerdo con el Estado Mayor Presidencial para abrir sus negocios y mantener el orden.

 “El Estado Mayor Presidencial han estado aquí su seguridad, que andan revisando, todo lo que son los comercios que están sobre la avenida Insurgentes (…) Nos han recomendado que si podemos abrir y colaborar en cuestión con partes de las vallas”, comentó Janette Damián, una comerciante de la zona.

En la avenida Insurgentes de Ecatepec también se ubica la parroquia donde se regalarán los boletos para la misa de Francisco.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

En los terrenos de la zona del Caracol en los límites de Ecatepec y el municipio de Atenco, en el Estado de México, es donde el papa Francisco oficiará la misa de este domingo 14 de febrero.

***Nota de Irving Pineda transmitida en Hechos Noche con Javier Alatorre el 22 de enero de 2016