Ciudad de México (30 de octubre de 2015).- En las últimas semanas han sido captados varios accidentes en todo el mundo provocados por escaleras eléctricas y en varios casos, han sido mortales; en Rusia un nuevo caso estuvo a punto de cobrar la vida de una niña.

Este nuevo caso ocurrió en un centro comercial de la ciudad rusa de Novy Urengoy, donde Linara, de cinco años, jugaba a frenar el movimiento de una escalera eléctrica sujetando el pasamanos; una familiar de la pequeña, quien se encontraba distraída hablando por teléfono, trató de evitar la caída pero ya fue muy tarde.

Segundos después, la cinta del pasamanos hizo que inesperadamente Linara se desplazara hacia el frente. Aunque su tía intentó ayudarla, no tuvo éxito y la menor cayó al vacío; aunque fue a dar hasta la planta baja, Linara no sufrió heridas de gravedad.