11casa

Foto: Especial

TEMPLO MAYOR 

YA QUEDÓ CLARA la versión de Angélica Rivera sobre la famosa casa, pero todavía hay algunas casualidades que nadie ha podido explicar.

Y EN TODAS esas casualidades aparece siempre Juan Armando Hinojosa, el dueño de Grupo Higa, el consorcio del que forma parte Ingeniería Inmobiliaria del Centro, la cual -sin ser constructora de casas- hizo la residencia de Sierra Gorda 150.

FUE en el 2009 cuando la entonces novia de Enrique Peña Nieto le comentó al ingeniero que quería construir su casa.

SERGIO SARMIENTO 

“Nunca expliques: tus amigos no lo necesitan y tus enemigos no te creerán de cualquier manera”.

Elbert Hubbard

Hay un dejo de machismo en algunas de las reacciones al video en el que Angélica Rivera explicó este 18 de noviembre su adquisición de unos predios en Las Lomas de la Ciudad de México. Para algunos es simplemente imposible creer que una mujer, por muy exitosa que haya sido como actriz, haya acumulado recursos suficientes para adquirir estas propiedades. El dinero tiene que ser del marido y en particular producto de la corrupción.

50d0c0fc40385b7c7400002f

Foto: Especial

BAJO RESERVA

Por fin, y luego de la elección del ómbudsman nacional, el Senado avaló las convocatorias para designar a los fiscales anticorrupción y electoral, quienes podrían ser avalados antes de que concluya el actual periodo ordinario, antes de la segunda mitad de diciembre, nos dicen. Las puertas quedaron abiertas para quienes se quedaron en el intento de ser los titulares de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. En ese escenario, Mauricio Farah, secretario general de la Cámara de Diputados, lleva la delantera. En el tema electoral, el nombre que suena en la Cámara Alta fue el de Santiago Nieto, quien tiene experiencia en justicia electoral, nos comentan.

ASTILLERO 

Sobreactuación y rudeza innecesaria de parte de la señora Rivera de Peña, quien virtualmente regañó a quienes con justa razón dudaban y dudan de los procedimientos utilizados para que la esposa de un político se hiciera de una mansión a través de un contratista largamente beneficiado por aquel político. Ejercicio actoral mal llevado, pues el tono y la postura de la deponente estaban cargados de un reproche tenso, centrado el libreto más en la explotación del sentimiento, colocado el acento en el coraje de una madre y esposa afectada por las maledicencias sobre su aparatoso enriquecimiento de pocos años a la fecha (coincidente ese ascenso económico con su matrimonio con un gobernador, luego adquirente de la Presidencia de la República, aderezada la historia con el factor de la televisora generosa con la cónyuge de aquel a quien luego ayudó a llegar a Los Pinos y con la entrada en escena del antes mencionado empresario Hinojosa Cantú, el causante de penas y alegrías en la familia Peña Rivera).

Tan mala defensa hizo de sus adquisiciones la señora Rivera que tuvo comentarios negativos a razón de 10 a uno en sección de videos donde alojó su grabación (amablemente difundida en su integridad desde la noche del martes en televisoras públicas comedidas), ante lo cual providencialmente fue desactivada la posibilidad de dejar esas calificaciones en la internética página damnificada.

EnriquePenaNieto

Foto: Especial

CARLOS PUIG

Nada sería peor para esta administración y los cuatro años que le quedan, que el Presidente y sus cercanos, después de las acciones de los últimos días, pensaran que es hora de volver al business as usual; reformas en acción, mover a México…

Podría arrancar por un cuarteto de decisiones sencillas:

Una: lo que el Presidente hizo ayer, que sea ley para todos. Nunca más declaraciones patrimoniales sin detalles. Y que sea ley para gobernadores y presidentes municipales con todo y sus gabinetes. Sin pretextos ni tardanzas. Si quieren ser servidores públicos que se sujeten al escrutinio público. Muchos países lo hacen, nada malo sucede.

Dos: Poner toda la fuerza de Los Pinos en establecer un verdadero sistema de rendición de cuentas y anticorrupción con base en lo que las organizaciones sociales han entregado y trabajado con el Congreso y causa escalofrío en los partidos.

Tres: Hacer que el borrador de la Ley de Transparencia, construido con organizaciones de la sociedad civil, hoy en el Senado no sea mutilado por los partidos.

Cuatro: Revivir aquella iniciativa para regular la relación de dinero entre medios y gobiernos.

Y obligar a la mayoría priista a legislar.

Así de sencillo.

Por: Redacción