Ciudad de México, México (12 de Octubre de 2021).- Desde hace mucho tiempo se recomienda tomar una dosis baja de aspirina cada día para mejorar la salud del corazón, pero una influyente organización cambiado sus directrices este martes.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos, un panel independiente de expertos, publicó un proyecto para actualizar sus recomendaciones indicando a la mayoría de los adultos que no deben tomar una aspirina diaria para prevenir un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

Su guía anterior recomendaba una dosis baja de aspirina diaria para las personas mayores de 50 años que tuvieran un mayor riesgo de sufrir infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares en la próxima década y que no tuvieran un riesgo alto de hemorragia.

Las directrices actualizadas han cambiado las recomendaciones y los rangos de edades considerados. 

Aconsejan a los adultos de 40 y 50 años que sólo tomen aspirina como medida preventiva si sus médicos determinan que tienen un mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca y que la aspirina puede reducir el riesgo sin un riesgo significativo de hemorragia. La guía anterior no se refería a los menores de 50 años. 

Picture of a whitel pills capsules and stethoscope

A las personas de 60 años o más les recomiendan que no empiecen a tomar aspirina para prevenir los primeros infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares.

Estas nuevas directrices no se aplican a las personas que ya han sufrido estos episodios: el grupo de trabajo sigue recomendando que tomen aspirina de forma preventiva.

Para cualquier persona que esté tomando aspirina porque ya ha tenido un ataque al corazón o un ictus, es una medicación muy importante, dijo la doctora Erin Michos, directora asociada de cardiología preventiva en el Centro Ciccarone de Prevención de Enfermedades Cardíacas de Johns Hopkins, que no forma parte del grupo de trabajo.

Las enfermedades del corazón son la principal causa de muerte en Estados Unidos y, según los últimos datos disponibles, alrededor de 29 millones de adultos toman aspirina a diario para prevenir las enfermedades del corazón aunque no tengan antecedentes.

La aspirina actúa como anticoagulante, lo que significa que ayuda a evitar la formación de coágulos. 

Un coágulo que interrumpe el flujo sanguíneo al corazón provoca un ataque cardíaco y uno que interrumpe la circulación sanguínea al cerebro causa un accidente cerebrovascular. La idea de tomar una dosis baja de aspirina a diario era reducir el riesgo de que se formaran esos coágulos, lo que disminuía el riesgo de sufrir un infarto o un ataque.

Pero el mismo mecanismo que permite a la aspirina evitar la formación de coágulos sanguíneos también puede aumentar el riesgo de hemorragia de una persona, porque impide que la sangre se coagule en una herida.

Los estudios más recientes en los que se basan las últimas recomendaciones del grupo de trabajo indican que para la mayoría de las personas sanas, el riesgo de sangrado causado por la aspirina supera los beneficios de prevenir los coágulos de sangre

Por esa misma razón, la Asociación Estadounidense del Corazón y el Colegio Estadounidense de Cardiología emitieron conjuntamente recomendaciones similares en 2019, afirmando que las personas de 70 años o más no deberían tomar aspirina diaria para prevenir ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares porque el riesgo de hemorragia gastrointestinal era alto en relación con el beneficio de la aspirina.

“La aspirina sólo tiene un beneficio si alguien tiene un mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca”, dijo uno de los miembros del grupo de trabajo de 16 personas, el doctor Chien-Wen Tseng, profesor de medicina familiar de la Facultad de Medicina John H. Burns de la Universidad de Hawai.

No deberían empezar a tomar aspirina sólo porque hayan llegado a cierta edad, remarcó. 

Según las nuevas directrices, el beneficio de la aspirina diaria en dosis bajas es pequeño para la mayoría de las personas de 40 a 59 años, mientras que el riesgo de problemas de hemorragia es mayor.

Sin embargo, la aspirina puede seguir estando justificada para determinadas personas de ese grupo de edad: aquellas que tienen un mayor riesgo de sufrir infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares en la próxima década y que no tienen un riesgo elevado de sufrir trastornos hemorrágicos. Las úlceras estomacales previas, la toma de otros anticoagulantes y la existencia de un trastorno de la coagulación aumentan el riesgo de problemas hemorrágicos. 

Las personas mayores de 60 años no deberían tomar aspirina a diario de forma preventiva, porque las personas mayores ya tienen un mayor riesgo de hemorragia. En su lugar, deberían hablar con sus médicos sobre otras estrategias de prevención.

Michos dijo que las directrices ampliamente conocidas que avalaban la toma diaria de una aspirina durante décadas se basaban en investigaciones realizadas antes de que existieran otras formas de prevención.

“Hemos mejorado mucho con otros tratamientos médicos, y las recomendaciones sobre la aspirina se desarrollaron durante ensayos realizados antes de que las estatinas se utilizaran ampliamente y cuando el tabaquismo estaba más extendido, dijo. 

El incremento del beneficio de la aspirina en la medicina contemporánea no se aplica en la misma proporción en prevención primaria como ocurría antes, agregó el especialista. 

La detección de la diabetes, la prediabetes y la hipertensión, así como el uso de estatinas para controlar el colesterol, pueden ser opciones de menor riesgo que pueden prevenir la enfermedad cardiovascular en algunas personas.

Y algo que también es muy importante es hacer cambios en el estilo de vida

“El estilo de vida es la principal forma de prevenir las enfermedades cardíacas. Incluso para las personas cuyos beneficios superan el riesgo, la toma de aspirina se debe agregar a todo lo demás, como una buena nutrición, el ejercicio, el cuidado del estrés y dejar de fumar, dijo Tseng.

Aun así, los beneficios anticoagulantes de la aspirina superan el riesgo de hemorragia para muchas personas. Michos y Tseng subrayan que deben hablar con sus médicos sobre si una pequeña dosis diaria de aspirina puede seguir siendo beneficiosa.

“Esto es sólo para la prevención primaria, es decir, las personas que no han tenido un bypass o un stent o un evento cardíaco”, remarcó Michos. 

Pero las personas que ya han tenido un evento y están tratando de prevenir otro, “deben continuar con la aspirina”, señaló.

El proyecto de recomendaciones está abierto a los comentarios del público, los expertos y las organizaciones profesionales, aunque no se espera que cambie significativamente.

“La mayoría de las veces estos borradores son bastante definitivos, pero sin lugar a dudas aprovechamos toda la información que nos llega y analizamos lo que tenemos que cambiar para que el mensaje sea más claro, dijo Tseng.

NBC News