Ciudad de México, México (9 de Junio de 2021).- La pandemia de Covid ha vuelto a poner a Yucatán en una situación complicada. Pero lo que está ocurriendo con el aumento de los casos y las hospitalizaciones ya se veía venir.

El Dr. Alejandro Guerrero Flores, especialista en enfermedades infecciosas, explica que el comportamiento de la epidemia ha sido el mismo desde el inicio: cuando se implementan medidas de control, los casos disminuyen; cuando se relajan las restricciones, los contagios se disparan.

“Así que no se vale decir que ‘ningún pronóstico’ indicaba que algo como esto podía ocurrir, señala.

Hace unas semanas, cuando hubo un descenso en las cifras, el infectólogo advirtió que no había que suponer que la epidemia iba de salida y pidió pensar que Yucatán estaba como al comienzo de la crisis, con pocos casos que fueron aumentando.

Y sobrevino nueva ola de Covid en Yucatán. Ayer, el gobierno estatal anunció tres medidas para frenar los contagios.

“Hace un mes los números mostraban un escenario similar al de abril o mayo de hace un año. Desafortunadamente, está volviendo a ocurrir lo que pasó entonces, cuando la gente comenzó a portarse como lo está haciendo ahora, con poca disponibilidad para adoptar las medidas de protección.

Y hoy habría que añadir un componente peligroso: el exceso de confianza de los más jóvenes, continúa. “No tengo los datos exactos, pero me atrevo a decir que la campaña de vacunación ha propiciado que menos adultos mayores estén llegando a los hospitales, porque además siguen respetando las medidas de protección, pese a que muchos tienen necesidad de salir a trabajar”.

En cambio, como admitieron las mismas autoridades hace unos días, los jóvenes han dejado de cuidarse.

“La mayoría de las personas contagiadas en las últimas semanas pertenecen al grupo de edad que va de 20 a 29 años. Se ha documentado también que estas personas, posteriormente, contagian a sus familiares, de mayor edad, señalaba un reporte.

Pacientes silentes

Lo que hace especialmente complicado el actual entorno es que hay más posibilidades de estar en contacto con un infectado asintomático, dice el doctor.

“Cabe recordar que en los jóvenes el Covid-19 provoca menos síntomas. Pueden seguir en convivencia con su familia, en la escuela, el trabajo, con sus amigos o con otras personas”.

Esta circunstancia pone un velo que oculta el peligro: un infectado que no sabe que tiene el virus puede transmitirlo por donde va. “Esto hace riesgosa la situación. De hecho, las personas que no tienen síntomas o tienen muy leves y así se la pasan, sin ir a consultar, pueden estar diseminando el virus por espacio de siete a 10 días”.

Desde luego que hay casos de jóvenes con un cuadro respiratorio grave, pero son los que tienen alguna comorbilidad, que recibieron una gran cantidad de virus o que tienen alguna falla en sus defensas, señala. “Pero son los pacientes silentes los que están diseminando el virus”.

No es justificación, pero hay que ver el aspecto psicosocial: los jóvenes ya están frustrados, irritados por el encierro, continúa. Es tal su fastidio que bajan la guardia y se exponen, pero esa actitud está poniendo en riesgo a toda la población.

El Dr. Guerrero recuerda también que la vacuna no es preventiva. Lo que hace es limitar la carga viral que se replica en las vías respiratorias, lo que lleva a que la enfermedad no sea grave, pero no evita que la persona se contagie y sea portadora.

Y en estos momentos difíciles, el sector salud no es lo suficientemente claro para poner los puntos sobre las íes, ese es otro problema, dice.

“Pronóstico”

Acerca de que, según las autoridades, ningún pronóstico indicaba hace semanas que la epidemia pudiera volver a crecer tan rápido, el infectólogo opina que el argumento suena a pretexto, a engaño, “porque las evidencias existen desde hace un año: cuando hay restricciones, los contagios disminuyen; cuando se relajan, aumentan.

“Espero que los epidemiólogos del Sector Salud no estén recurriendo a la magia. La realidad de la pandemia debe ser explicada no con recursos de adivinación, sino aplicando la ciencia epidemiológica, sentencia.

El regreso a clases

El Dr. Guerrero también avisa que hay que analizar muy bien los riesgos que implica el retorno a las clases presenciales en las escuelas de todos los niveles, desde preescolar hasta la universidad.

Lo que estamos viendo —ayer, según el reporte, se registraron 199 nuevos contagios y 9 muertes, con 266 hospitalizaciones— debe obligarnos a pensar bien qué se va a hacer con la vuelta a las escuelas, dice.

“Sabemos que hay presiones de padres de familia, de las mismas escuelas, de las autoridades, para regresar a la normalidad. Y se entiende, pero hay que poner en la balanza los pros y los contras, determinar qué es más importante para nosotros: la salud o no seguir atrasándonos en la educación.

Pasa como con la cuestión económica. Al fin y al cabo un pueblo que se enferma es un pueblo que no produce y la economía se viene al pique. Creo que hay que anteponer la salud a la producción, señala el especialista.

Estamos ante una situación difícil, complicada, reitera. El problema tiene muchas aristas —sanitaria, social, económica, educativa— y debe abordarse con el concurso de muchas voces.

La Secretaría de Salud tampoco puede hacerlo todo, tiene que dialogar y recibir apoyo de todos los actores sociales, considera.

“En los hospitales se ven otra vez colas de ambulancias, como hace un año. El panorama se ve oscuro, complejo… Y no es un pronóstico, es la realidad, subrayael Dr. Guerrero.

Nuevas cepas

Según algunas versiones, nuevas cepas del virus ya están circulando en Yucatán.

Especulación

El Dr. Alejandro Guerrero Flores señala que por el momento son meras especulaciones, porque no hay ningún estudio al respecto.

Peligroso

El infectólogo deja que en claro que el coronavirus es altamente transmisible en cualquiera de sus variedades.

Mutaciones

Es cierto que se ha podido conocer que algunas de las mutaciones tienen la capacidad de transmitirse más fácilmente y algunas llegan a ser más graves, pero hasta donde sabemos no se han hecho estudios en la entidad para saber si ya están circulando una o varias cepas distintas, como la india o la amazónica”.

Contención

“Más bien hay que pensar que la cepa que esta circulando es la mayoritaria y que está avanzado nuevamente porque no se le han puesto diques y menos entre los jóvenes, señala.

Agencias