Ciudad de México, México (17 de Octubre de 2020).- Usuarios del sistema financiero interpondrán una denuncia penal colectiva contra Santander y otros bancos como Banorte y Banamex, luego de que al menos 300 clientes reportaron haber sido víctimas de robo de dinero de sus cuentas a través de la banca electrónica por un monto que hasta el momento supera los 30 millones de pesos.

La Condusef se ha negado a intervenir en diversos casos y en otros se ha declarado sin facultades para solucionarlo, por lo que sólo “recomienda” una “conciliación”, dice Evelyn Mortera, víctima de este ilícito y creadora en redes sociales del grupo Defraudados por Santander México.

Explica que antes de la demanda masiva que probablemente quedará radicada en Ciudad de México, los afectados de diversas entidades del país presentarán un juicio mercantil para intentar recuperar sus inversiones.

Obligada por la negativa de Santander de asumir su responsabilidad por la sustracción ilegal del dinero de clientes mediante la banca electrónica, decidió fundar su grupo que a la fecha cuenta con unos 400 seguidores, “cada uno registrado con su folio de reclamación ante el banco tras haber sufrido robos de sus cuentas”.

Las circunstancias de su caso la han llevado a sospechar que el robo fue cometido por empleados de Santander, aunque también existe la posibilidad de que detrás del mismo estén hackers.

El 23 de julio pasado, mediante dos transferencias hechas desde Monterrey, delincuentes  sustrajeron  de su cuenta bancaria 100 mil pesos que utilizaría para el pago de hipoteca; intentaron, sin éxito, vaciar la totalidad del capital que invirtió en la sucursal 1518 de Santander en Metepec, Estado de México.

Pese a que reunió pruebas de que ella nunca efectuó las transacciones, sus reclamos fueron ignorados; ejecutivos no sólo se deslindaron del asunto, sino que intentaron responsabilizarla de lo ocurrido, además de que le negaron información básica, pero clave en la investigación, como el hecho de conocer el destinatario de las transferencias.

SANTANDER RESPONSABILIZA A VÍCTIMAS

“En Santander nos han fallado, confiamos que mantendrían a salvo nuestro dinero y permitieron que nos vaciaran las cuentas, son empleados corruptos o en todo caso no existe seguridad cibernética en este banco, tenemos gente defraudada con 500 mil, un millón o 1.8 millones de pesos por transacciones que nunca hizo, comenta Evelyn.

Refiere que el día en que le robaron dinero de su cuenta ni siquiera tenía activado el Super Token, una aplicación que Santander describe como “la firma digital que te permite realizar operaciones de manera segura desde Super Móvil y SuperNet”.

Foto Eme Equis

“Me dijeron que yo soy la única responsable de mis contraseñas, pero alguien hizo dos transferencias a las 8:45 horas del 23 de julio con esta aplicación que permite hacer transacciones a terceros, pero que yo no utilizaba desde hacía dos meses.

“Dos minutos después de que recibí el email de las transferencias hablé para detenerlas, para decir yo no fui, el banco me había autenticado la voz que es mi firma, pero me la quitaron y no pude reconocerme, entonces no era yo la persona que podía parar las transferencias.”

Al día siguiente acudió a sucursal donde pasó cinco horas tratando de bloquear su cuenta mediante llamadas a la “SuperLínea”, mientras que en esos momentos los delincuentes seguían intentando vaciarla aun cuando  ella estaba en el banco; habían transferido otros 150 mil pesos a su tarjeta de débito que no pudieron retirar.

Foto Libertad Bajo Palabra

 “Le dije a le ejecutiva que no es posible que me estén vaciando mi cuenta y a mi no me permitiera retirar mi dinero porque me lo congelaron un mes…entonces me pasó al área de fraudes, ponen el candado y dicen que la única forma de desbloquear los medios digitales de mi cuenta es que yo estuviera en la sucursal, me identificara y un ejecutivo llamara.”

 “Al haber hecho eso, a los cinco minutos mi cuenta fue desbloqueada, sólo gente de Santander podría hacer eso, no es un hacker, yo no acuso al banco sino a empleados corruptos.

Indica que alrededor de 400 personas se han unido al grupo Defraudados por Santander México, la mayoría por haber sufrido el mismo “modus operandi” de delincuentes.

Sostiene, sin embargo, que en clientes de Santander han sufrido otro tipo de delitos no sólo el robo o hackeo de contraseña para realizar transferencias, sino mediante llamadas telefónicas donde les dan toda la información como si alguien les llamara del banco pero les quitan su línea, bloquean el chip y vacían cuentas.

Ignacio Alzaga.