Skip to content

El blog de @gallegoso… ‘Historias de Terror‏’

Como si se tratara de un misterio en un filme de terror, una preocupante cantidad de jovencitas desaparecen en la zona oriente del Estado de México. Sin dejar rastro, una, dos, tres, decenas de mujeres que no alcanzan ni siquiera la mayoría de edad abandonan su mundo, su mundo conocido que se compone de escuela, amigos y familia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ecatepec, Nezahualcóyotl, Tecámac, Texcoco, Tlalnepantla son algunos de los municipios que sirven de escenario macabro. En este territorio de la zona metropolitana, la mancha urbana creció al margen de la justicia. El caos se respira tenuemente, pero no se necesita ser un sabueso para advertirlo. Muchas calles fueron colocadas con descuidado trazo. Aquí la arquitectura es irregular porque básicamente la gente va construyendo y ampliando su vivienda como puede. Los perros callejeros deambulan y defecan al aire libre sin que nadie pueda remediarlo. En muchas colonias la basura es recogida todavía en carretas jaladas por burros y jamelgos. La presencia policial es escasa y no muchas veces apreciada. Este es el territorio del cual se evaden niñas, jovencitas que apenas empiezan a dejar las muñecas para desaparecer sin más.

Aunque a las autoridades del Estado de México les molesta que se mencione, esta zona se ha convertido en un Triángulo de las Bermudas para las mujeres, sobre todo si son jóvenes.

En una ocasión anterior, comentamos el caso de Syama Paz Lemus, desaparecida el 27 de octubre. Ella vivía en la colonia Polígonos II, municipio de Ecatepec. Era acosada en Facebook por un individuo que se hacía llamar “Ian”. La familia de Syama presentó su denuncia ante las autoridades, como aseguró su madre. No sirvió de nada. A Syama se la llevaron con todo y mascota. No tenía razones para irse, era muy querida en casa, nos dijo sin poder contener las lágrimas su mamá.

Hace poco más de una semana el territorio mexiquense reclamó nuevos sacrificios humanos. El 17 de enero de este año la tierra se tragó a Paola Jiménez Guillén. Su padre aseguró que ella le pidió permiso para ir a San Cristóbal, Ecatepec, y desde entonces no supo de ella.

Un día antes de la desaparición de Paola, la profesora Merit Banda salió de su trabajo en la Secundaria Técnica 116, como todos los días. Ya no volvería a casa. El cuerpo de Merit fue encontrado el lunes 19 de enero, a un costado de la autopista Peñón-Texcoco, a la altura de Periférico oriente.

El 17 de septiembre de 2014, Mariana Elizabeth Yáñez no volvió a casa. Esta morenita que apenas había llegado a la mayoría de edad desapareció en el municipio de Tecámac. Sandra Flores Cabrera va a cumplir un año en la ausencia. La joven, lacia de ojos despiertos y boca pequeña, tendría hoy 19 años de edad, pero ninguno de sus conocidos sabe su paradero. Ella desapareció en Ecatepec. Amalia Grisel Coronado también desapareció en Ecatepec un 3 de agosto de 2013. Este año cumpliría quince años. Sus familiares desearían poder organizarle un festejo y bailar con ella, en lugar de mirar la puerta aún con la esperanza de verla atravesar el umbral.

Las historias se multiplican con aterradora pasmosidad. Los años se acumulan y tiemblo al pensar que en un par de años más, la pequeña hermana de alguna de estas jovencitas crezca y pueda convertirse víctima de este voraz territorio que consume mujeres sin cesar. A veces me gustaría creer que todas estas historias son solamente extractos de uno de esos cuentos de José Emilio Pacheco, y que no se trata más que de una ficticia y oscura tribu prehispánica que rapta mujeres para realizar insólitos sacrificios; o bien, de un hombre misterioso que se las lleva por un túnel, dejando tras de sí imposibles evidencias. Es decir, me gustaría creer que -por un momento- la ficción rebasa a esta dura y terca realidad, y que no es más que eso: ficción. Lamentablemente, desear no hace realidades. Nuestra realidad es más brutal que nuestros cuentos de terror.

Ángel Gallegos ( @gallegoso )

Gallegoso***NOTA DEL EDITOR: Ángel Gallegos es periodista, egresado de la UNAM. Actualmente es colaborador de portales noticiosos en Internet y desconfía de todo y de todos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: